18 de junio de 2016

Capítulo 123: Calmémonos

*El presente capítulo ocurre después de la primera temporada de la web serie.*

Shi Hui aún no se había despertado, y sin embargo Bai Luoyin se pasó soportando bastante toda la noche. En aquel momento el hambre lo golpeó. Tenía intenciones de salir primero, tomar un rápido desayuno y entonces regresar y despertarla.

Después de abrir la puerta, la respiración de Bai Luoyin se esfumó, el asombro lo devoró todo.

El piso estaba cubierto con colillas de cigarros, y además alguien estaba recargado de cuclillas contra la esquina de la pared.

El rostro de Gu Hai poseía una sombra relativamente verde azulada. Estaba sin rasurar y su barba, una ligera sombra, enfatizaba el demacrado toque de falta de descanso; su rostro seguía matizado de esta forma mientras se ponía de pie frente a Bai Luoyin. Sus ojos obsidiana sin vida, carecían de toda vitalidad.

“¿Estás despierto?”

La expresión de Bai Luoyin estaba vacía al asentir con su cabeza.

Siete días habían pasado sin verse. Y, aunque Gu Hai no había tomado la iniciativa de contactar con Bai Luoyin, la dolorosa agonía de perderlo había penetrado en cada fibra y órgano de su cuerpo. En el instante en que sus ojos se posaron sobre él, todas las razones se fueron volando. Sin importar si Bai Luoyin lo había perdonado o no, no importaba más, ya que de inmediato lo atrajo en un fuerte abrazo.

“Regresa a casa.” dijo Gu Hai con sinceridad.

Bai Luoyin no dijo nada y se mantuvo con los pies en la tierra. Todo su cuerpo se tensó repentinamente, tanto que estaba aún más entumecido que Gu Hai, quien se había quedado fuera toda la noche.

“Recogeré tus cosas por ti.”

El brazo de Bai Luoyin se estiró con ferocidad hacia Gu Hai, bloqueando su paso por la puerta.

Con una suave y gentil sonrisa abrazando las líneas de sus labios, la mano de Gu Hai pellizcó las mejillas de Bai Luoyin por algunos segundos.

“¿Aún estás enojado conmigo? ¿No me puedes dar una sonrisa después de verme acuclillado aquí toda la noche?”

La cabeza de Bai Luoyin era un espacio vacío, vacío de toda emoción.

Gu Hai pudo sentir que la expresión de Bai Luoyin estaba hechizada con extrañeza. Sin embargo, pensó que hasta este instante aún seguía enojado con él. Eso, hasta que escuchó un sonido incierto atravesando la habitación.

"Bai Luoyin."

Shi Hui finalmente despertó de su sueño y se había dado cuenta de que Bai Luoyin ya no estaba ahí. Notando que la puerta estaba ligeramente abierta, no pudo evitar llamarlo.

En un abrir y cerrar de ojos, el color de la cara de Gu Hai cambió. Se quedó ahí con los ojos exaltados, los labios entreabiertos y una palidez mortal en su rostro agotado. Sus ojos se dirigieron a Bai Luoyin por una fracción de segundo para entonces patear la puerta.

Shi Hui se sentó en la cama y con fuerza jaló de la manta para cubrir su pecho. Una gran parte de su radiante y clara piel seguía expuesta, al igual que sus hombros y brazos. Estaba consciente del hecho que había otra persona, un extraño justo afuera de la puerta de la recámara. El pánico era evidente en su expresión ya que con prisa arrastró la manta antes de rápidamente regresar a la cama.

Los ojos obsidiana de Gu Hai lentamente pasaron de la habitación a la cara de Bai Luoyin.

La tranquilidad en ese momento, en todo su gran empeño, podía hacer que cualquier temblara de miedo.

Después de largo tiempo, Gu Hai dijo débilmente, “Alrededor de la media noche, finalmente descubrí tu ubicación exacta. Cuando vine aquí, las luces ya estaban apagadas. Tenía miedo de molestar tu sueño así que me quedé afuera y te esperé.”

Cuando Bai Luoyin finalmente habló, los sonidos de su voz eran frágiles y se quebraban.

“Entonces, ¿por qué no tocaste el timbre?”

“Temía que el ruido alterara tu sueño.”

“Entonces, ¿por qué no te fuiste y me esperaste hasta más tarde?”

“Temía que al regresar en la mañana ya te hubieras ido.”

Bai Luoyin permaneció en silencio.

Gu Hai volvió su cabeza y comenzó a alejarse.

Bai Luoyin, sin pensarlo un segundo, abruptamente dio varias zancadas y fue tras Gu Hai. Su mano se aferró a su brazo, asegurándolo.

Gu Hai de nuevo giró su cabeza, un sombrío y siniestro aire flotaba en las cercanías de su visión.

“Bai Luoyin, te sugiero que esta vez me dejes ir. No quiero maldecirte ni golpearte. Si no quieres que sufra más, entonces por favor haz tu mano a un lado.”

En ese momento exacto, su mano lo soltó, el corazón de Bai Luoyin se volvió muerto y vacío; la desesperanza lo atrapó.

Cuando regresó a su habitación, Shi Hui ya se había terminado de vestir. Ella se sentó en la esquina de la cama, esperando a Bai Luoyin. No pudo evitar preguntarle en cuanto lo vio entrar, “La persona de hace un momento, ¿era Gu Hai?”

Bai Luoyin asintió con su cabeza y sacó su equipaje de su habitación. Shi Hui lo siguió de cerca a sus espaldas.

Ella notó que Bai Luoyin estaba en un inmensamente tormentoso humor, y la razón de esto era sin duda debido a Gu Hai. En cuanto a lo que acababa de pasar, Shi Hui podía adivinar ligeramente.

Después de salir del hotel, Bai Luoyin se dio la vuelta para mirar a Shi Hui y dijo, “Llama a un taxi y regresa a casa.”

“Quiero acompañarte un poco más.” dijo Shi Hui, buscando cualquier objeción que pudiera tener Bai Luoyin.

Bai Luoyin no tuvo ninguna. Para ser más preciso, en ese momento, si Shi Hui estaba o no a su lado, no tenía importancia.

Shi Hui notó que Bai Luoyin no tenía nada que decir, así que lo tomó como si hubiera aprobado tácitamente su petición. Estaba más que eufórica mientras caminaba a su lado, la alegría iluminaba todo su ser.

Los dos caminaron durante mucho tiempo, ninguno dijo nada. Por la seguridad de deshacerse de esta vergonzosa situación, Shi Hui miró inquisitiva a Bai Luoyin y le preguntó tentativamente, “¿Será posible que a Gu Hai no le gusto?”

Bai Luoyin respondió murmurando, “No, es simplemente que no es como yo, eso es todo.”

Shi Hui suspiró, “No sé cómo son las cosas entre ustedes, sin embargo creo que deberían perdonarse entre ustedes, de esa forma cualquier malentendido puede ser resuelto. Y tú, eres demasiado retraído. Siempre has guardado todos tus sentimientos y problemas en tu corazón. Si pudieras abrirte un poco, creo que podrías tener mucho más de lo que tienes ahora.”

En realidad, Bai Luoyin no escuchó ni una sola palabra de lo que Shi Hui acababa de decir. Su corazón estaba muy tranquilo, tanto que solo podía escuchar sutiles y minúsculos sonidos.

De pronto giró su cabeza; dos figuras cubiertas desaparecieron al final de la calle.

“¿Qué pasa?” preguntó Shi Hui.

Bai Luoyin respondió lánguidamente, “Nada.”

Siguieron caminando hasta alcanzar un callejón. Los extraños pasos tras de él seguían rondando sus oídos.

Shi Hui se enderezó, sonrió y dijo, “Voy a regresar a casa ahora, descansa.”

Bai Luoyin levantó su mano y llamó un taxi para Shi Hui.

“Cuando regreses, no te olvides de tomar medicina,” le indicó Bai Luoyin.

Shi Hui sonrió y asintió con su cabeza, habló de nuevo, “Vendré a buscarte temprano en la mañana.”

Desde el principio hasta ahora Bai Luoyin no había escuchado nada de lo que Shi Hui dijo. Una vez que el coche se fue, sus ojos iban de un lado a otro a su alrededor. No pudo ver otra vez a aquellas sombras sospechosas de antes. Especuló vagamente que quizás ya que no había dormido toda la noche.... el cansancio lo estaba haciendo enloquecer y alucinar. Pensó en ello, entró al callejón y se dirigió a la puerta de su casa.
-------

Finalmente al día siguiente, un incidente ocurrió.

Shi Hui temía que Bai Luoyin se olvidara de su acuerdo por lo que le envió un mensaje como recordatorio. Bai Luoyin, por otra parte, simplemente no vio dicho mensaje.

Su cansado y consumido espíritu, junto con el suceso de la noche anterior, lo habían agotado a tal grado que rápidamente se desmayó de cansancio. Durmió profundamente hasta temprano la mañana siguiente, una llamada telefónica lo sacó de su sueño.

“¿Bueno?”

Desde el otro lado del teléfono, solo pudo escuchar ruidos y varias voces entremezcladas. Bai Luoyin apenas y pudo distinguir la voz de Shi Hui, sin embargo, era muy vaga y oscura. Llamó de nuevo, pero seguía sin recibir respuesta. Bai Luoyin había adivinado que Shi Hui podía haber presionado, sin intención, el botón de llamada; pero entonces escuchó la explosiva voz de un hombre maldiciendo. Después, la persona de inmediato colgó.

Bai Luoyin se sacudió y despertó por completo, regresó su conciencia.

Pasó por sus mensajes en su teléfono y descubrió que el último que le había mandado Shi Hui era de temprano en la mañana, a las 7:00 am.

Ella dijo, “Ya estoy en el callejón de tu casa, sal.”

Pasó otra vez por sus mensajes anteriores y vio que anoche Shi Hui también le había enviado otro mensaje, recordándole que iría temprano en la mañana.

Bai Luoyin miró su reloj, ya eran las 7:30 am.

Marcó el número de Shi Hui otra vez, pero al final, no fue conectado.

Bai Luoyin de pronto recordó aquellas sombras furtivas que los siguieron ayer.

Rápidamente se vistió. Ni siquiera se lavó la cara cuando atravesó la puerta.

La neblina de la mañana era muy densa, tanto que no podía ver más allá de tres metros, ni siquiera podía ver una sola sombra en absoluto. Fue por de un callejón a otro y siguió sin encontrar la figura de Shi Hui. Se puso un poco nervioso, gritó varias veces en el espacio abierto y siguió sin escuchar ninguna respuesta. Un escalofrío asaltó su corazón. Sus pasos se apresuraron mientras buscaba en cada rincón y grieta, finalmente escuchó el característico sonido de un grito.

Bai Luoyin siguió la voz y en poco tiempo descubrió, no muy lejos, las sombras de tres figuras. La escena frente a él hizo que toda la sangre de su cuerpo se elevara.

Shi Hui fue empujada contra la esquina de la pared. Su cabello estaba despeinado y su ropa estaba tan rota al punto en que solo unas pocas piezas se mantenían sujetas. Los hombres enmascarados, vestidos de negro, estaban prácticamente sobre ella. Le lanzaban insultos y amenazas mientras realizaban obscenos comportamientos hacia ella. Shi Hui resistió un poco, pero no antes de que uno de los hombres la pateara en el estómago.

Bai Luoyin se lanzó a la carga, y locamente luchó contra los dos. Durante la lucha, Bai Luoyin había notado que aquellos hombres apenas y ponían sus manos sobre él. Su objetivo era Shi Hui. Incluso cuando los había pateado muchas veces, los dos lo soportaban en silencio. Sus crueles y feroces manos se estiraban hacia Shi Hui.

Bai Luoyin tomó una de las muñecas del hombre. Quería golpearlo en la entrepierna, pero como resultado del forcejeo, el puño de la manga negra del hombre había expuesto una camiseta verde hierba.

Nadie llevaba este tipo de camisa color verde con ese tipo de textura, además del personal de un militar.

Bai Luoyin de pronto comprendió, recordó la mirada que le había dado Gu Hai antes de irse.

“Si yo, Gu Hai, fuera a ser cruel, estarías aterrado el resto de tu vida.”

Quizás, lo que los ojos perciben no es necesariamente la verdad.
------

Gu Hai reflexionó toda la noche. Además de este reclamo, no había otras razones que le hicieran soportar todo por veinticuatro horas completas. Se había dado cuenta de que, más allá de sospechar y lidiar con el miedo de ser traicionado, sería mejor escoger la verdad, incluso si tenía que pretender ser ingenuo.

*/Shi Hui era la única persona acostada en la cama, mientras que Bai Luoyin estaba completamente vestido. Quizás, esta chica tomó ventaja de la situación. Ella sabía que él estaría ahí por lo que intencionalmente fabricó la escena. Quizás, desde principio a fin, Bai Luoyin ni siquiera se había acostado en la cama./*

*/Incluso, si habían dos almohadas acomodadas, era evidente que la cabeza de Bai Luoyin había dejado una huella en ella.../*

Pero, no podía pensar de esta forma porque si lo hacía, perdería. Él, en absoluto, ¡nunca permitiría este que este tipo de resultado surgiera!

Como consecuencia, Gu Hai decidió que iría a encontrar a Bai Luoyin. Quería decirle todo y dejar que se abriera a él. No podía darle a esa chica ni una ligera oportunidad. Ella no se merecía a Bai Luoyin. Además... odiaría dejar que terminara todo así.

La voluntad de luchar volvió a encender su alma.

Gu Hai fue al baño a lavarse la cara cuando escuchó el sonido del timbre. Usó sus manos para secarse el rostro varias veces y entonces se dirigió a la puerta principal, abriéndola.

La persona de pie al otro lado de la puerta era Bai Luoyin.

En ese momento, la felicidad brotó del corazón de Gu Hai, consumiéndolo. Si Bai Luoyin estaba dispuesto a iniciar una explicación, no tenía porque poner una cara tan desvergonzadamente desafiante.

“¿Quién te dijo que podías regresar?”

Un tono en broma envolvió sus palabras.

Como si nada hubiera pasado.

Su expresión era completamente distinta a la de ayer.

Inicialmente, cuando estaba parado afuera de la puerta, en su corazón, Bai Luoyin quería aclarar las cosas con Gu Hai para arreglar los malentendidos. Pero el actual humor de Gu Hai lo hizo bastante obvio. Tan obvio.... que Bai Luoyin no pudo encontrar ninguna razón, en absoluto, para estar de su lado.

“Aquellos eran tu gente, ¿cierto??”

Súbitamente, Bai Luoyin entró a la habitación, y con violencia empujó a Gu Hai contra la pared. Una cruel y descorazonada mirada chocó contra las pupilas oscuras de Gu Hai.

“¿Fueron tuyos los hombres que buscaste para que nos siguieran?” ¿Buscaste a aquellos para que violaran a Shi Hui?

Gu Hai también se alteró, “¿Cuando a alguien para que la violara?”

La cara de Bai Luoyin estaba sin expresión cuando dijo, “Gu Hai, eres tan cruel.”

Como si hubiera despertado, Gu Hai de pronto se dio cuenta.

Todo estaba claro ahora, tan claro, que cayó con fuerza sobre él.

Fue hasta ahora que Gu Hai por fin comprendió lo que Shi Hui quería decir cuando le espetó aquellas palabras, “No puedes vencerme.”

“Gu Hai, realmente no eres una persona normal. Me acabas de hacer verte con una nueva luz.”

La gran mano de Gu Hai se hundió en el cuello de Bai Luoyin antes de preguntarle, “¿Crees que yo lo hice?”

Los ojos de Bai Luoyin no se enfocaban en nada.

“Te pregunté. ¿Crees que yo lo hice, cierto?” bramó con enojo Gu Hai.

Bai Luoyin siguió sin responder.

Gu Hai sujetó con furia el cuello de Bai Luoyin hasta que su cara se puso purpura. Sus respiraciones, eran todas más esporádicas.

Todo el tiempo, aquel par de firmes y tercos ojos permanecieron inquebrantables

El corazón de Gu Hai se volvió completa y absolutamente frío.

“¿Viniste a buscar venganza? Entonces será mejor que golpees rápido antes de que sea demasiado tarde. Toma ventaja del hecho de que aún estoy reacio a luchar. Dirige ese montón de agravios que ella recibió hacia mí.”

La tensa figura de Bai Luoyin permaneció inmóvil unido al piso, inalterable.

“¿No aprecias esta oportunidad, eh? Entonces déjame decirte ahora. Después de hoy, Bai Luoyin, eres justo como cualquier otra persona en la calle. Si quieres golpearme, maldecirme, todo ello será una fantasía. Antes, te dejaba hacer todo lo que quisieras, no porque fuera un cobarde débil, sino porque te amaba. Ahora, me he dado cuenta de que tú... no vales la pena.”

“Lárgate de una maldita vez.” dijo Gu Hai con indiferencia.

Las rígidas piernas de Bai Luoyin se dirigieron hacia la puerta. Cada paso rasgaba los oídos de Gu Hai y destrozaba con firmeza su corazón.

“Bai Luoyin, recuerda. Fui yo, Gu Hai, quien te permitió irte. Desde ahora, ¡no hay nada entre nosotros! Espera hasta que te des cuenta de la verdad... incluso si lloras y te arrodillas en el piso, rogándome... Yo, Gu Hai, ¡ni siquiera te daré una sola mirada!”

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: sae-han01 @ Wattpad / Tumblr

20 comentarios:

  1. Wuoohh no se si solo yo pero me gusto cada palabra que dijo Gu Hai

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusto pero me rompió el corazón -,-)/

      Eliminar
  2. ahora si BLY le tocara ir tras GH

    ResponderEliminar
  3. Ojala que Gu Hai cumpla sus palabras!! por mas ganas que tenga de ir tras BLY se contenga y espere a que ese tonto se arrepienta y cuando quiera que lo perdone le cueste mucho, siempre lo ha tenido todo tan fácil! si se dejo besar por esa chica que se quede con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me duele tu comentario, pero es cierto! BLY desespera con su lentitud, si tan solo habría sido "despiadado" desde que apareció SH, dejandole todo claro! Lo que se habria ahorrado...

      Eliminar
  4. Matame!!!!
    Yo sabia q esa perra, lo tramo todo
    Se me ha partido el corazón con las palabras de Gu Hai, Yin Zi Open you eyes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta jugada fue la que me hizo verla con malos ojos ¬¬* (y BLY tan tonto que se lo cree!!!)

      Eliminar
    2. Entonces todo fue mentiras de ella -,-)/ en verdad No la tocaron solo fueron personas que ella conocía bien -,-)/ hija de su mama pendeja

      Eliminar
  5. Lo sabia gu hai no era tan vil como para hacer tal cosa, voy de su parte quiero ver claramente cuando se arrepienta y llore freneticamente ese cabron!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este capítulo como desata la rabia de todos!

      Eliminar
  6. En verdad gracias por la traducción.

    ResponderEliminar
  7. Esto está más vil y cruel que teleseries mexicana

    ResponderEliminar
  8. Oh, god! Estoy que no lo creo! Esto es demasiado!

    ResponderEliminar
  9. "QUE FUERTE ES EL ALMA DE GH". Mi admiración para él,vaya forma de terminar con BLY, así a cualquiera le quedaría más que claro. Amo su honestidad.

    ResponderEliminar
  10. SE QUE NO ES REAL!!!
    Y si alguien pudiera ayudarme y me responde... me esta volviendo loco este libro, me desconozco... he llorado, tengo tanta rabia... primero con GH porque si tan solo hubiera confiado en BLY y no hubiera mandado a ese par de idiotas soldados a la primera cita de BLY y SH, todo esto que esta pasando nunca habría ocurrido, simplemente BLY habría regresado ese día a casa y ambos estarían felices.

    Por otro lado enojado con BLY, como cree capaz a GH de cometer semejante airosidad. HELP ME PLEASE... hahahah

    ResponderEliminar
  11. esta malvada chica tejio su telaraña que bruja y enredoa mis tortolos ahora los puso uno en contra del otro... pero la verdad saldra a la luz

    ResponderEliminar