21 de septiembre de 2016

Capítulo 100: Presentando al primo

Bai Luoyin apenas y se sentó en el coche, cuando Gu Hai le preguntó, “¿Qué hiciste hoy más temprano?”

“Oh, solo fui con Tía Zhou.” respondió Bai Luoyin con indiferencia.

Gu Hai fue capaz de sentir el cambio en su humor, */estaba bien esta mañana, pero ¿por qué esta de mal humor después de que regresé? ¿Quién hizo enojar a mi esposa?/* Estiró su mano para acomodar algunos cabellos frente a los ojos de Bai Luoyin, pregunto con suavidad, “¿Qué pasó?”

“Nada. Vámonos ya.”

Gu Hai puso en marcha su coche, entonces le pasó una caja a Bai Luoyin.

“¿Qué es esto?” preguntó Bai Luoyin.

Gu Hai dio marcha atrás enérgicamente a su coche por todo el callejón, así que no respondió. Entonces Bai Luoyin miró el paquete, era un celular.

“¿Por qué me compraste un teléfono?” Bai Luoyin le preguntó de nuevo, “No es necesario. Solo dáselo a alguien más.”

“¿Cómo no puede ser necesario? Esta mañana no pude encontrarte.”

Bai Luoyin se recargó en el asiento de pasajeros y cerró sus ojos, su voz era cansada y somnolienta.

“¿Tienes dinero otra vez?”

“No tengo dinero.”

Bai Luoyin abrió sus ojos, “¿No tienes dinero y aún así me compraste esto?”

“Mi dios de la riqueza ha regresado, ¿cierto?” Gu Hai quería decir, su primo.

Bai Luoyin menospreció a Gu Hai, “¡Tú siempre exprimes a los demás!”

Gu Hai sonrió, su sonrisa era ambigua, “Él me dio el dinero, así que debería gastarlo.”

Un hombre estaba sentado tranquilamente frente a la ventana, dentro de una habitación privada en un hotel cinco estrellas. Usaba un traje negro que hacía juego con un simple, pero elegante, corbata. La luz dentro de la habitación hacía que el contorno de su cara fuese más agudo, parecía como si su rostro estuviera cubierto por una capa de escarcha. Aunque escuchó el sonido de la puerta abrirse, su expresión no cambió en absoluto.

“Hermano, este es Bai Luoyin.”

Este hombre no levantó sus ojos, simplemente respondió débilmente con un ‘ng’.

“Este es mi hermano, Gu Yang.”

Bai Luoyin le respondió a Gu Hai en su mente, */¿es que todos en tu familia nacieron en el agua?[1]/*

Después de que se sentaron apropiadamente, los meseros comenzaron a servir la comida a su mesa, todo era comida occidental. Bai Luoyin no tenía nada de apetito desde el principio; no tocó la comida en su plato, en silencio pensaba sobre el asunto de Tía Zhou.

Gu Hai le preguntó, “¿No tienes hambre?”

Bai Luoyin entonces tomó su cuchillo y tenedor, “Sí.”

Gu Yang a su lado, de pronto comenzó a hablar, la frialdad se filtraba a través de su voz.

“Hailuoyin.”[2]

Bai Luoyin entonces levantó su cabeza para mirar directamente a Gu Yang, quedó sorprendido por un momento. Su cara era realmente similar a la de Gu Hai, solo sus personalidades eran completamente opuestas.

Después de que Gu Hai escuchó eso, se detuvo por un momento, parecía que acababa de notar este detalle en particular.

“De hecho, cuando combinas nuestros nombres se convertirán en una droga.”

*/Es el destino, nos hemos infectado ya el uno al otro, sin siquiera pensar en protegernos de ella por toda la vida./*

Esta cena fue bastante tranquila, Gu Hai parecía como si solamente quisiera presentarle a Bai Luoyin, sin ninguna intención de que fuesen cercanos. Después de todo, el temperamento de Gu Yang y Bai Luoyin eran muy similares, sería bastante difícil para ambos congeniar. Si Gu Hai no estuviera ahí y los dos tuviesen una cena a solas, definitivamente se congelarían el uno al otro hasta la muerte.

De vez en cuando, Gu Yang miraba siempre a Gu Hai. Y cada vez que hacía eso, los ojos de Gu Hai estaban dirigidos invariablemente dirigidos a Bai Luoyin.

Durante la cena, Gu Yang no miró a Bai Luoyin a los ojos y tampoco tuvo una conversación con él. Pero Bai Luoyin pudo sentir que sus ojos estaban siempre sobre él. Se sentían fríos, agudos y severos. Una vaga sensación de intimidación se escurría a través de su mirada.

De regreso, Bai Luoyin permaneció en silencio todo el tiempo.

Gu Hai puso sentir que el humor de Bai Luoyin era bastante malo, se volvió aún peor que antes. No sabía si era a causa de Gu Yang o no.

“Mi hermano es ese tipo de persona retraída, pero su impresión hacia ti es muy buena.”

Bai Luoyin no dijo nada.

Gu Hai vio que la atractiva cara de Bai Luoyin aún se veía disgustada, no pudo evitar frotarla mientras lo persuadía, “¿No te gustó cuando te invitó a cenar? Después cuando vuelva lo regañaré por ti.”

Bai Luoyin se recargó en el asiento del coche y cerró sus ojos, su cabeza era un desastre.

El auto avanzó por el camino sin problemas, cuando de pronto Gu Hai presionó los frenos. El cuerpo de Bai Luoyin se balanceó abruptamente. Abrió sus ojos.

“¿Qué pasó?”

Gu Hai señaló con el dedo dos siluetas no muy lejos de ellos, dijo, “¿Por qué siento que aquella mujer se parece tanto a Tía Zhou?”

Al escuchar el nombre de Tía Zhou, la cara de Bai Luoyin de inmediato cambió. Miró al exterior por la ventana, habían tres sombras moviéndose: un hombre, una mujer y un pequeño niño. Al principio el niño estaba con el hombre, entonces la mujer se lo arrebató. Después, aquel hombre pateó a la mujer hasta derribarla, entonces de nuevo tomó al niño en sus brazos y corrió. La mujer se puso de pie y persiguió al hombre sin descanso.

Bai Luoyin de pronto abrió la puerta del coche y corrió. Gu Hai fue tras él.

“Meng Jian Zhi, no eres humano. ¡Regrésame al niño!”

Mientras Bai Luoyin corría rápidamente, Tía Zhou discutía con Meng Jian Zhi, su hijo lloraba. Lágrimas mezcladas con polvo estaban en la cara de Tía Zhou, había un hilo de sangre en la esquina de su boca.

“Este es mi hijo. ¿Por qué tengo que dártelo?” Meng Tian Zhi jaló con firmeza al pequeño que luchaba.

La cara de Gu Hai se puso furiosa, tomó al niño de un jalón, entonces le dio una patada a Meng Jian Zhi en la cara.

Meng Jian Zhi voló más de dos metros debido al golpe, entonces cayó en el suelo y no se levantó.

Tía Zhou se apresuró a tomar a su hijo en sus brazos, miraba a Meng Jian Zhi, sin decir palabra alguna.

Gu Hai caminó hacia Meng Jian Zhi, lo asió del cuello y entonces de la nada le pegó en el estómago.

De inmediato, Meng Jian Zhi escupió dos bocanadas de sangre.

“¡Yin Zi!” gritó Tia Zhou, “Detén a Da Hai, no dejes que le pegue otra vez.”

Bai Luoyin jaló a Gu Hai, persuadiéndolo, “Es suficiente, es el ex-esposo de Tía Zhou.”

“Puedo verlo.” Gu Hai respondió con frialdad, “Es debido a que se trata del padre del niño, así que quiero golpearlo.”

Meng Jian Zhi se pasó del piso, se lanzó contra Gu Hai y entonces sujetó firmemente su pierna, sin querer dejarlo ir. Sin importar lo mucho que lo pateara Gu Hai, él no lo soltaba. Su cuerpo se retorcía en el suelo como un trapeador.

“¿Así que quiere chantajearme? Bien, entonces, en menos de tres minutos, definitivamente te daré una compensación.”

Después de decir eso, Gu Hai sacó su teléfono.

Tía Zhou cargó a su hijo y entonces corrió hacia Meng Jian Zhi, le gritó, “¡Tienes que irte! ¡No puedes permitirte ofenderlo! Si quieres vivir, ¡entonces vete!”

Meng Jian Zhi seguía sin soltarlo.

Bai Luoyin usó sus ojos para hacerle una señal a Gu Hai, pidiéndole que esperara un momento.

“¡Vete rápido!”

Tía Zhou gritó de nuevo, mientras su hijo lloraba ruidosamente.

Renuente, Meng Jian Zhi se puso de pie, miró a Gu Hai con fiereza, y lo maldijo lleno de odio, “Solo espera por mí, todos ustedes ¡solo esperen por mi!”

En el coche, Tía Zhou seguía sosteniendo a su hijo, incapaz de recuperarse del susto. Se acurrucó cerca de su hijo, sintiendo su existencia, temerosa de que al segundo siguiente alguien se lo llevara lejos nuevamente.

Gu Hai los miró a través del espejo retrovisor, de pronto recordó a su madre quien había fallecido.

Ella lo amaba, lo mimaba, lo atesoraba. Él también tuvo aquellos días en que él y su madre dependían el uno del otro. Pudo sentir la impotencia de Tía Zhou por su hijo, similar también a como su madre era importante para él.

Eventualmente, este asunto ya no podía ser escondido de Bai Han Qi.

Gu Hai finalmente puso en marcha el auto y llevó a Tía Zhou y a su hijo a casa de Bai Luoyin.

Ya que este hombre apareció, Tía Zhou y su hijo no podían quedarse solos en su casa. Si había un pequeño error, el niño podría desaparecer. La única persona en la que podían confiar era Bai Han Qi. Tía Zhou no tenía más opción que contarle la verdad. Bai Han Qi no dijo nada más, de pronto cerró la puerta y no dejó ir a Tía Zhou.

“Da Hai, por ahora deja que Yin Zi se quede en tu departamento por un par de días. Lo sabes también, no tenemos muchas habitaciones en esta casa...” Bai Han Qi se sentía avergonzado.

Tía Zhou los interrumpió con sus rojos e hinchados ojos, “El niño y yo simplemente podemos quedarnos en la habitación libre.”

“¿Cómo puedo dejarlos simplemente ahí?” Bai Han Qi frunció las cejas, “Me quedaré con el niño, tú quédate en la habitación de Yin Zi. Si pasa algo solo grita en cualquier momento.”

El niño estaba en los brazos de Tía Zhou, “Quiero quedarme con mi mamá.”

Gu Hai pellizcó las mejillas de aquel niño, “¿Cuántos años tienes? ¿Aún duermes con tu mamá? ¿No tienes pena?”

Gu Hai lo pellizcó una vez más, enseguida el niño tomó venganza de él y se paró sobre el pie de Bai Luoyin.

Entonces miró a Gu Hai con una expresión rebelde.

Gu Hai estaba sorprendido, */este niño es bastante inteligente, ¿eh?/*

“Bien entonces hagamos esto. Da Hai...” Bai Han Qi le palmeó el hombro, “Lamento molestarte.”

*/¿Qué tipo de problema es este?/* Gu Hai se sentía inmensamente satisfecho.

Bai Luoyin miró a Bai Han Qi con preocupación, “¿Quieres que me quede aquí también? Dormiré contigo en una habitación, ellos pueden dormir juntos en un cuarto. Solo en caso de que algo realmente pase, también puedo ayudar.”

La expresión de Gu Hai cambió, de inmediato se opuso, “Creo que no es necesario, ¿así que no confías en la fuerza del Tío? Además, ya le di hoy algunas patadas, es suficiente para hacerlo irse al menos un par de días. No necesitas quedarte aquí, ¡solo regresa conmigo!”

Bai Luoyin le dio una mirada de soslayo, sus intenciones eran demasiado obvias.

Gu Hai permaneció inflexible, su comportamiento arrollador era como el de un soldado. Enderezó s cintura y su espalda, enfocó su mirada en Bai Han Qi, y esperó sus instrucciones.

“Está bien, Yin Zi, solo vuelve con Da Hai.”

Gu Hai de inmediato colocó su mano en el hombro de Bai Luoyin, sonrió ampliamente mientras salían de la casa. Su sonrisa le dio escalofríos en la espina dorsal de Bai Luoyin.
----------

N/T:
[1] Bai Luoyin se refiere a sus nombres, Gu Hai (顾 海) y Gu Yang (顾 洋) si se combinan se convierte en Haiyang (海洋) que significa océano.

[2] Sí, ‘hailuoyin’ es heroína.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: Estreline @ Wattpad

13 comentarios:

  1. 😂 Da Hai no pierde oportunidad alguna ⌒.⌒

    ResponderEliminar
  2. Me sorprendió esta historia ya que no está en la serie, me intriga saber lo que ocurrirá después.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por seguir con la traducción <3

    ResponderEliminar
  4. Que bueno que acá se explicará como fue que la tía Zhou al fin acepta al tío Bai.. y el aprovechado de Gu Hai tendrá a su Bai Luo Yin para el solo 3:) ese primo de Gu Hai era tan raro.. y falta la visita al apartamento.. Hailuoyin ese par son mi vicio..

    ResponderEliminar
  5. MUCHAS GRACIAS POR TU TRABAJOO!!!! SUERTE QUE TE TENEMOS!!!
    Madre mia miro atrás y como hemos avanzado en la historia! Todo esto de la tia Zhou no estaba en la serie, ahora se comprende mejor!
    FANTÁSTICO!!
    Saludos desde Mallorca

    ResponderEliminar
  6. Gracias! Muchas gracias, ojalá no dejes de traducir xDD
    Por qué no se pueden ver los capítulos del 101 al 112? u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pork aun no están traducidos al inglés! A medida k lo publican siboney hace el esfuerzo y los traduce!Lo explica todo en el blog!

      Eliminar
    2. Entonces se agradece más aún, gracias por el dato, no entendía por qué esos vacíos

      Eliminar
  7. Gracias!! Ya cada vez falta menos para el 112!! Ya quiero saber que pasa 😭

    ResponderEliminar
  8. Ahora todo tienes más sentido, Dios amo a está autora *-*

    ResponderEliminar