21 de septiembre de 2016

Capítulo 99: Un hombre pobre viene a causar problemas

Sábado en la mañana, Gu Hai está vestido con ropa atractiva, se puso de cuclillas junto a la cama y entonces pellizcó la cara de Bai Luoyin.

“Saldré un por un momento.”

Bai Luoyin se acababa de despertar de su sueño, su voz somnolienta era un tanto perezosa.

“¿A dónde vas?”

“Mi hermano regresa hoy, voy a encontrarme con él en el aeropuerto.”

Bai Luoyin se frotó los ojos, “¿Tu hermano? ¿Hermano biológico? ¿Por qué nunca antes te escuché hablar de él?”

“No biológico, es mi primo. Está viviendo en el extranjero, no hay muchas oportunidades de que nos encontremos. Esta vez regresó también por su negocio, estará aquí solo por unos días y entonces regresará.”

Bai Luoyin se sentó en la cama, “Ng... Entonces deberías irte antes de que se te haga tarde.”

Gu Hai lo miró por un tiempo, “¿Qué vas a hacer hoy?”

“No tengo ningún plan. Quizás haga mi tarea o iré al puesto de Tía Zhou para ver si hay algo en lo que pueda ayudar.”

“¡No vayas a ningún otro lugar!” Gu Hai habló como si estuviera persuadiendo a un niño pequeño.

Bai Luoyin frunció el ceño, “No te preocupes por mí, rápido, ve a hacer tus propias cosas.”

Gu Hai palmeó suavemente las mejillas de Bai Luoyin, entonces salió.

Después de que Gu Hai se fuera, Bai Luoyin ya no pudo dormir, por lo que se cambió de ropa y salió también.

“Tía.”

Tía Zhou estaba en medio de hacer las preparaciones en su puesto, después de ver a Bai Luoyin su cara se inundó con una afectuosa sonrisa.

“Yin Zi, has venido.”

Bai Luoyin asintió, y avanzó hasta llegar a la cocina, dentro habían varios chefs ocupados con sus propios asuntos. Ahora el puesto de Tía Zhou no solo vendía desayunos, sino que también almuerzo y cena, al igual que un pequeño restaurante. Debido a que el precio es bajo, la higiene es pulcra y la comida sabe bien, cada día la tienda está siempre llena de personas. Si alguien no consigue algún asiento, piden la comida para llevar.

Cada vez que Bai Luoyin veía, Tía Zhou siempre va a la cocina y cocina personalmente para él.

“Tía Zhou, no es necesario que lo haga. Solo puedo comer cualquier cosa.”

Tía Zhou agitó su cabeza, “No es ningún problema.”

Al decir esto, hubo un cliente que gritó en voz alta desde el exterior, “Dame otra sopa de fideos con carne.”

La mirada de Tía Zhou cambó, como si un indicio de miseria apareciera en sus ojos, pero no quería mostrárselo a Bai Luoyin. Le dio instrucciones al chef a su lado, le señaló que entregara lo que el cliente pidió.

El chef estaba poco dispuesto, “¿Cuantos días ha estado comiendo esta persona sin pagar?”

Cuando Bai Luoyin escuchó esto quedó atónito, “Tía Zhou, ¿esta persona ha estado comiendo sin pagar?”

“No te preocupes por él.” Tía Zhou le sujetó el brazo, “Está bien, simplemente no come tanto. Ven, siéntate aquí. Hice esto para ti.”

¿Cómo podía tener Bai Luoyin el corazón para comer? Sujetó la ocupada mano de Tía Zhou, con severidad preguntó, “Tía, en realidad ¿qué pasa?”

Tía Zhou movió sus labios, y sin embargo, no dijo nada.

Bai Luoyin caminó hacia comedor dando grandes zancadas, y aquel hombre de antes aún seguía gritando desde la esquina, “¿Puedes ser más rápido? ¿Cuánto tiempo más quieres que espere?”

Todos a su lado ya habían pagado en el cajero y habían obtenido su número mientras esperaban su comida, su mesa era la única vacía, y aún así, gritaba desvergonzadamente a los meseros, insultándolos. Bai Luoyin lo miró intencionalmente, este hombre no parecía ser un ladrón, parecía haber sufrido a causa de su pobreza, las costillas en su pecho se podían ver. Bai Luoyin no lograba ver su verdadera edad debido a que su cara había cambiado demasiado debido a las dificultades. Solo podía sentir su falso lado ingenioso.

Cuando un camarero se acercó a él mientras sostenía un tazón de fideos, este hombre de pronto lo miró fijamente.

“¿Por qué estás demorando? ¡He gritado ya muchas veces!”

Indiferente, el camarero colocó el tazón sobre su mesa, entonces se alejó con una expresión de preocupación.

¿Quién no se sentiría molesto con él? A propósito le hacía las cosas difíciles a todos los meseros de aquí, el chef estaba ocupado todo el día por él y aún así se quejaba con que la comida no sabía bien. Otros clientes se formaban por los números de la orden, él era el único quien caminaba directamente hacia la mesa, y ocupaba una enrome para él solo. Siempre corría a todo aquel que quisiera sentarse a un lado.

Bai Luoyin sacó una silla, entonces se sentó frente a él.

“¿Quién te dejó sentarte ahí?” Aquel hombre miró a Bai Luoyin mientras comía sus fideos.

Bai Luoyin respondió con frialdad, “Me permití a mi mismo sentarme aquí.”

Aquel hombre golpeó la mesa, Tía Zhou salió disparada.

“Meng Jian Zhi, no seas desagradecido.”

Aquel hombre llamado Meng Jian Zhi escupió sus fideos en el tazón, señaló con el dedo hacia la nariz de Tía Zhou, maldiciéndola, “Tú, mujer barata, ¿te atreves a discutir conmigo? ¡Repugnante mujerzuela! ¿Y qué si estoy comiendo aquí de a gratis? Es un deber que coma de ti, si no fuera por ti, ¿me habría convertido en esto ahora? Es tu deber apoyarme, es tu deber alimentarme, y aun así me ofendes, asquerosa mujer...”

Bai Luoyin sujetó el cuello de Meng Jian Zhi, le dio una patada hasta hacerlo caer bajo la mesa.

“¿A quién estabas maldiciendo?”

Meng Jian Zhi no le devolvió el golpe a Bai Luoyin, por el contrario se quedó encogido bajo la mesa, gritando de dolor, “¡Auch! ¡Auch! ¡Golpeaste a una persona!”

Todos los clientes habían salido ya, la puerta fue cerrada; fisgoneaban por las ventanas.

“¡Meng Jian Zhi! ¡Largo!” Tía Zhou de pronto gritó.

Meng Jian Zhi tomó una de las patas de la mesa, su cara mostró una expresión de sufrimiento, “Estoy muriendo ahora, me has golpeado gravemente, tienes que pagarme una compensación. Si no me pagas, entonces no me iré.”

Bai Luoyin adivinó que este tipo no era capaz de alcanzar el éxito y por lo tanto se condujo a sí mismo en desesperación. Era un cobarde al que le gustaba molestar a personas honestas. La más grande característica de este tipo de personas era que les gusta acosar incansablemente a alguien y fastidiarlos con demandas poco razonables, toman venganza con los demás debido a su pobreza. En resumen, si él sufre entonces el resto también tiene que sufrir.

Quizás era debido a la postura de Bai Luoyin, quizás era porque todos en la tienda ya no podían verlo más, algunos de los meseros de inmediato fueron de inmediato hacia Meng Jian Zhi y lo patearon, sus exagerados gritos irritaron los tímpanos de las demás personas.

Tía Zhou ya no podía seguir viendo, dio un paso al frente para detener a todos, “No le peguen otra vez. No le peguen otra vez.”

Se detuvieron. Las lágrimas corrían por las mejillas de Tía Zhou.

“Tráiganlo afuera.”

Cuando aquel hombre escuchó eso, de inmediato detuvo su llanto, enojado volvió a maldecir, “Zhou Xiu Yun, eres un parra. ¡Te atreves a correrme! Eres una buena para nada, tu corazón es demasiado malo, si nuestro hijo te viera...”

“¿Todavía te das cuenta de que tienes un hijo?” Tía Zhou gritó, “¡Desparece!”

Algunas personas arrastraron al exterior a Meng Jian Zhi.

Bai Luoyin llevó a Tia Zhou al segundo piso, su lágrimas seguían fluyendo.

“Yin Zi, te hice ver una broma. Ni siquiera has comido aún tu desayuno. Espera aquí, haré algo para ti.”

“No es necesario.” Bai Luoyin la detuvo, “No tengo hambre.”

Bai Luoyin ya tenía una idea general ahora, ese Meng Jian Zhi debía ser el tipo que se fue a hacer negocios. Ahora que apareció repentinamente aquí, debió ser porque supo la noticia de algún lugar, sobre que Tía Zhou ahora tenía un pequeño restaurante como este, sí que vino para reclamar sus créditos.

Este tipo de persona es la más odiosa.

“Tía Zhou, ¿papá sabe de esto?”

Después de escuchar sobre Bai Han Qi, la expresión de Tía Zhou cambió. De inmediato sujetó la mano de Bai Luoyin, advirtiéndole en voz baja, “No le hables sobre este asunto a tu papá. Con su temperamento, definitivamente golpeará a Meng Jian Zh.”

“Al escuchar sus palabras, ¿aún lo amas?”

“No es que lo ame.” La cara de Tía Zhou estaba llena de preocupación, “¡Solo temo que chantajee a tu padre! Viste lo desagradable que es, ¿verdad? Cada día viene a la tienda con enojo, ¿y para qué? ¿No es para que un día nos irritemos de él y lo golpeemos? ¡Después tendrá la esperanza de que lo alimentaremos el resto de su vida!”

“Pero no puede dejarlo causar problemas como este, ¿cierto? Cuando sufría, ni siquiera le importó. Ahora que acaba de pasar por días buenos, desvergonzadamente viene aquí. Tía, no debe ser blanda con ese tipo de persona, ¡es no funcionará!”

“Yin Zi.” Tía Zhou jaló de la mano de Bai Luoyin, “La Tía sabe que tienes buenas intenciones, pero después de todo es el padre de mi hijo. Este es mi propia desgracia, me encargaré de esto yo misma. Yin Zi, escúchame. No hables sobre esto con tu papá, lidiaré con esto yo sola.”

Al escuchar esto, Bai Luoyin se quedó sin saber que decir.

“Tía, le preguntaré algo. ¿Se ha divorciado de él?”

Tia Zhou bajó su mirada, miró hacia la brillante mesa, suspiró suavemente, “En realidad no nos casamos. Éramos tan pobres, además no muchas personas obtienen su certificado de matrimonio. Dos personas se sientan juntas y comen juntas, eso era suficiente. Al principio queríamos conseguir el certificado de matrimonio, eso es por lo que él tuvo que trabajar en las afueras. Pero entonces huyó con otra mujer, no regresó por más de tres años, este asunto quedó sin terminar. Aquellos días eran realmente duros de soportar, mi suegra me regañaba, dijo que su hijo no regresaría por mi culpa. Estaba tan enojada que traje a mi hijo a Beijing. Han sido cinco años desde entonces. Nunca se puso en contacto conmigo por cinco años. Pensé que había terminado por completo toda relación con este hombre. Quién se habría imaginado que... Oh, no diré más. Mientras más lo hago, más devastada me siento.”

Bai Luoyin no había contestado aún cuando escuchó a Bai Han Qi gritar desde abajo.

“Hijo, hijo ¿estás en el piso de arriba?”

Tía Zhou se limpió rápidamente sus lágrimas y se acomodó la ropa, advirtió a Bai Luoyin en voz baja, “No le digas nada a tu papá, recuérdalo.”

Bai Luoyin asintió su cabeza con renuencia.

Bai Han Qi subió, dio algunas respiraciones profundas y entonces le dijo a Bai Luoyin, “Da Hai llamó hace un momento, dijo que vendría más tarde aquí a recogerte, quiere que vayas a comer con él.”

Bai Luoyin parecía desinteresado, “No quiero ir.”

“Ya estuve de acuerdo por ti.” Bai Han Qi frotó la cabeza de Bai Luoyin, “Simplemente ve. Él solo tiene una buenas intenciones para ti.”

Bai Luoyin no dijo nada, solo quería bajar de inmediato.

Bai Han Qi miró fijamente a Tía Zhou por largo tiempo, entonces preguntó, “¿Por qué hay un hombre acostado fuera de la tienda?”

Tía Zhou intentó encubrirlo, “Quizás es un indigente.”

“¿Por qué un indigente se quedaría fuera de nuestra tienda? Solo espera aquí, iré ahí a echarlo.”

“¡No!” Tía Zhou de pronto jaló de la ropa de Bai Han Qi. Al ver su aspecto de sorpresa, de inmediato controló su expresión nerviosa, “Es solo un indigente, solo ignóralo. Se irá en algunos días.”

“Tú... eres tan considerada.” Bai Han Qi pretendió estar enojado con Tía Zhou.

Tía Zhou forzó una sonrisa y entonces lo siguió a la planta baja.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: Estreline @ Wattpad

7 comentarios:

  1. gracias por estos capítulos :) estaba esperándolos...

    ResponderEliminar
  2. Este es un detalle que omitieron, una madre soltera. Habría sido interesante ver el tratamiento de este tema "tan peliagudo" para ellos.

    Gracias por los capis ^^

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Sí! ¬_¬* culpando a los demás por propias acciones y condición, aprovechandose de los demás...

      Eliminar