14 de mayo de 2016

Capítulo 47: La guerra de palabras entre Xiao Bai y Lao Gu


En clase aún se estaba explicando sobre el examen.

La maestra de química tenía una expresión seria, fríamente barrio con su mirada toda la clase, “¿Hay alguna pregunta que no puedan hacer?”

“La primera pregunta...”

El grupo gritó casualmente en una forma como si no tuviera vida.

La maestra levantó sus cejas, con su cara feroz, levantó el tono de su voz como si quisiera hacer estallar un despeñadero.

“¿Aún no pueden resolver la primera pregunta? ¿Eh? ¿Quién no puede resolverla? Levanta la mano, ¡déjame verte!”

Nadie se atrevió a levantar su mano.

La maestra dejó escapa un suspiro, “Está bien, nos saltaremos esta pregunta, ¿hay alguna otra que no puedan resolver?”

“¿La cuarta pregunta?”

“¿Tampoco pueden resolver la cuarta pregunta?” Sigue siendo la misma mueca, “¿Cuántas veces lo he explicado? ¿Sigue habiendo algunos de ustedes que no pueden resolver esta pregunta? Aquellos que no entiendan, encuentren un lugar vació después de clase y fumen algunas bocanadas. La próxima vez, podrán resolverlo.”

Nadie se atrevió a hacer un solo sonido.

“¿Hay más preguntas que no puedan resolver?”

Una débil, febril voz sonó, “La décima pregunta.”

“¿La décima pregunta?” La maestra colocó ambas manos en su cintura y con enojo miró a las 50-60 personas, con una postura que gritaba ‘odio al hierro por no convertirse en acero’[1]. “¿La solución a este problema no es clara? ¿eh? ¿’A’ con respecto a 1? ¡Obviamente está mal! ¿’B’ con respecto a 1? ¿Cómo puede ser? Ahora miren a D, solo un tonto escogería esto, Por lo tanto, ¡deben elegir C! ¿Esta pregunta aún necesita ser explicada?”

“......”

"¿Hay alguna otra pregunta que no pueden resolver?"

Los estudiantes en la clase gritaron juntos, “No hay más, podemos hacer todo.”

La maestra de química repentinamente golpeó la mesa, su rugido era como el de un tsunami, arrasando las orejas de casa estudiante.

“¿No hay preguntas que no puedan hacer? Si cada uno de ustedes puede hacer todo, ¿entonces por qué aún estamos teniendo esta clase? Si cada uno de ustedes puede hacer de todo, ¿entonces por qué nadie tiene la puntuación máxima?”

"......"

Un estridente sonido se pudo escuchar ya que la puerta frontal del salón fue abierta.

“Maestra Chen, lamento molestarla un momento, estoy buscando a un estudiante.”

Cuando la melodiosa y radiante voz de Luo Xiao Yu se escuchó, de inmediato permitió que el aula muerta sintiera un tipo de cálida briza de primavera. Todos miraron ansiosos hacia ella, esperando ser la persona que estaba buscando.

Lq maestra de química refunfuñó con calma, como si estuviera molesta de que otra persona interrumpiera su clase.

“Bai Luoyin, sal por un momento.”

Después de que Bai Luoyin salió, Luo Xiao Yu lo sacó fuera del edificio de la escuela. Bai Luoyin no había preguntado quién era la persona que había preguntado por él, mientras que Luo Xiao Yu tampoco se lo dijo. Sin embargo, viendo la expresión rígida de Luo Xiao Yu, se podía ver que la persona que lo buscaba esta vez seguramente no era alguien promedio. El propio Bai Luoyin ya había adivinado la idea general en su mente.

Un coche militar estaba silenciosamente estacionado bajo la sombra de un árbol, Bai Luoyin se acercó impasible.

"Por favor, entra."

Una persona abrió la puerta por Bai Luoyin, su aspecto era respetuoso y sumiso.

Bai Luoyin, sin ningún atisbo de nerviosismo, entró directamente al coche, permitiendo que los dos oficiales le llevaran a una casa de té.

Gu Wei Ting usaba un cuidado uniforme militar, estaba sentado en una habitación privada, esperando a Bai Luoyin.

“Informando al Oficial Mayor, él ya ha llegado aquí a salvo.”

“Puedes salir.”

El olor del té flotaba débilmente por toda la habitación, Bai Luoyin silenciosamente miró a Gu Wei Ting, ningún cambio de sentimientos se podía ver dentro de sus ojos.

“Ven y siéntate, hijo”

Era muy raro ver que la forma de hablar de Gu Wei Ting pudiera ser así de suave y gentil.

Bai Luoyin con confianza se sentó frente a Gu Wei Ting, siguió manteniendo su boca cerrada.

Gu Wei Ting casualmente miró con escrutinio a Bai Luoyin, esta vez quedó bastante sorprendido. Hablando en general, un chico de 16-17 años podría haber recibido un golpe de terror si ve alguien como él. Sin embargo, Bai Luoyin no mostro la más ligera señal de miedo. Su ropa simple, y sin embargo no hay indicios de sumisión en su postura. Un destello de resistencia se podía ver en el centro de sus ojos, Gu Wei Ting no pudo evitar apreciarlo y admirarlo.

Si fueses a preguntarle a Bai Luoyin cual fue la primera impresión de Gu Wei Ting, había solo una.

¿Por qué mientras más veía a este señor, más le resultaba familiar?

“Seguramente has adivinado qué estoy haciendo, al buscarte. Actualmente soy el esposo de tu madre, y también tu padrastro. Anteriormente tu madre intentó buscarte, para pedirte que te mudaras y vivieras con nosotros. Sin embargo, la rechazaste. También predije que podría resultar así, por otra parte la razón por la que te estoy buscando hoy no es para interferir con tu vida actual, sino para simplemente actuar como alguien mayor y darte algunas sugerencias en la vida y educación.”

Bai Luoyin no detectó ningún indicio de sugerencias en absoluto, cada palabra era una orden disimulada. La forma en que Gu Wei Ting simulaba gentileza y amabilidad, era una actitud completamente condescendiente a los ojos de Bai Luoyin.

“Gracias.”

Una breve palabra.

Gu Wei Ting no tomó como ofensa que Bai Luoyin fuese frío e indiferente con él, simplemente continuó impartiendo los principios que todo el mundo sabe.

“Un joven tiene que tener un porcentaje de terquedad y el espíritu para no admitir la derrota, en este punto, tú y mi hijo son muy similares. A decir verdad, ambos son de la misma edad, él también es terco y raramente toma mis palabras con seriedad. Sin embargo, si esto se relaciona con la ganancia o perdida de sus propios mayores problemas, no puede juzgar con calma. Todos somos hombres, es imposible vivir solamente por el amor entre un hombre y una mujer. Incluso si es por la seguridad de tu padre, no deberías restringirte en ese tipo de entorno. Mientras consideras esto como devoción y responsabilidad hacia tus personas más queridas, en realidad esto es un tipo de auto abandono encubierto.”

Bai Luoyin lentamente sostuvo la taza de té y bebió un sorbo, desde su rico aroma, de hecho era un té de alta calidad.

“Considero que puedo darte un mejor entorno de vida, esta es nuestra obligación. Puedes rechazar vivir junto con nosotros, pero no deberías rechazar una buena oportunidad. Si eres una persona inteligente, no deberías tomar a tu madre como un enemigo, debes disponer del total de sus posesiones, ella ha intentado todo lo posible por compensar sus defectos estos últimos años. Esto no es un tipo de regalo o lástima, este es tu derecho. Si no lo valoras, entonces indica que no eres lo suficientemente maduro, no puede probar tu integridad.“

"Creo que lo ha entendido mal."

“¿Oh?” Los ojos de Gu Wei Ting revelaron incredulidad, “¿Qué he mal entendido?”

“Nunca he sentido que tenga que exigir nada a Jiang Yuan, ya que nunca la he considerado como mi madre en absoluto.”

Gu Wei Ting se quedó sin palabras.

Bai Luoyin se puso de pie y usó sus ojos para aludir a Gu Wei Ting con cortesía, “Si no hay nada más por discutir, regresaré a mi clase.”

“Sólo tú mismo sabes si la consideras o no como tu madre.”

La voz de Gu Wei Ting se elevó suavemente desde la espalda de Bai Luoyin, su tono no era pesado y sin embargo cada palabra era aguda y penetrante.

“Si ún día tienes éxito, él único que obtiene el beneficio definitivamente no seré yo ni tu madre. Debes pensar en esto cuidadosamente.”

“Muchas gracias.” Bai Luoyin sonrió apacible, “Me considero una persona talentosa, incluso si no tono ningún atajo, también puedo tener éxito.”

----
N/T: [1] ‘Odio al hierro por no volverse acero’ es un dicho chino, significa estar resentido hacia alguien por no cumplir sus expectativas y sentir impaciencia por ver su mejora.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: Sienna7455 @ Wattpad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario