3 de octubre de 2016

Capítulo 155: El corazón sale de un predicamento

*El presente capítulo ocurre después de la primera temporada de la web serie.*

Después de perder contacto con Bai Luoyin, Gu Hai llamó de inmediato a Bai Han Qi. Fue entonces que se enteró que durante los pasados dos días, él no había regresado a casa. Usó todos los métodos posibles para buscarlo, pero incluso así no pudo encontrar ninguna información sobre su paradero. Cuando recordó su extraño comportamiento de antes, la intranquilidad comenzó a envolver intensamente su corazón.

Vagando ansiosamente durante toda la noche por las calles, Gu Hai quedó aturdido y su visión se hizo un tanto borrosa.

*/¿A dónde ha ido ese bastardo? ¿Por qué siempre desaparece misteriosamente? ¿Por qué no piensa en las consecuencias antes de hacer algo? ¿Por qué no considera lo preocupado que estarán las personas a su alrededor?/*

Conforme estos pensamientos devoraban su mente, su puño fuertemente apretado chocó contra el volante.

El corazón de Gu Hai estaba pintado con enfado y desasosiego, mismos que se negaban a marcharse.

Justo cuando estaba por poner en marcha su coche y seguir su búsqueda, de pronto recibió una llamada. Al ver su teléfono, no reconoció el número desconocido, pero aún así, respondió con anticipación.

“Gu Hai.”

Cuando escuchó la voz de Bai Luoyin, sintió el deseo de estrellar su celular, sin embargo, en su lugar, lo sujetó con fuerza; era como si se aferrara a una línea de ayuda, haciendo señas para pedir auxilio.

De frente al teléfono, gritó, “¿En dónde demonios has estado los últimos dos días?”

“¿En dónde estás ahora?”

Gu Hai estabilizó su respiración e intentó con fuerza calmar sus alterados nervios. Sus cansados ojos miraron a su alrededor, a las cuatro esquinas de su ubicación. Después de informarle su paradero, lanzó el teléfono al asiento de pasajeros. Su mano de destensó antes de permitir que su cabeza cayera hacia atrás. Mientras tenía los ojos cerrados, una larga y profunda respiración escapo finalmente de sus labios, llevándose consigo el temor que lo consumía.

*/Afortunadamente, nada pasó./*

Adivinando que casi era hora, Gu Hai abrió la puerta y salió. Se paró a un lado de su propio coche y lo esperó. Cinco minutos después, un taxi se detuvo a una distancia no muy lejana de donde estaba. La sombra de Bai Luoyin emergió del taxi. El intenso fuego que había suprimido hace un momento, de pronto explotó conforme lo miraba y daba grandes zancadas hacia él.

Ya que Bai Luoyin acababa de dejar la casa de Zhen Da Cheng, no había sido capaz de lavar su rostro o tener una comida apropiada, por el contrario, lleno alegría y expectativas se apresuró a buscar a Gu Hai. En el momento en que estaba pagándole al conductor, sintió un rápido y poderoso tirón, haciendo que su cuerpo de moviera incontrolablemente hacia atrás.

Gu Hai asió el cuello de Bai Luoyin y fieramente lo arrastró hasta su propio coche. Entonces lo presionó con fuerza contra la puerta.

La ansiedad estaba pintada en su rostro mientras lo vislumbraba, vociferó en cólera, “¿A dónde demonios huiste los pasados días? ¿Sabes que te he estado buscando toda la noche? ¿Sabes lo preocupado e intranquilo que estaba?”

Bai Luoyin ni siquiera tuvo tiempo para quitárselo de encima o considerar el dolor que sintió. En cambio, sus dos manos salieron disparadas y sujetaron con firmeza el brazo de Gu Hai. La emoción en sus ojos hacia arder sus mejillas. Le era difícil suprimir su entusiasmo, la intensa agitación que brotaba de su voz, “Gu Hai, ¿sabes? Encontré la causa de la muerte de tu mamá. Ella no fue asesinada por un plan de tu padre. Has malinterpretado a tu papá...”

La cara de Gu Hai no mostró siquiera la más mínima señal de asombro ni que fuese conmovido, por el contrario, estaba cubierta de oscuridad y desdicha. Enfáticamente interrumpió sus palabras y enojado lo reprendió, “Solo te pregunté, ¿en dónde has estado estos dos días?”

La palpitante emoción en las pupilas de Bai Luoyin se fue enfriando. Las esquinas de sus labios faltos de color se movieron ligeramente, de pronto, y con dificultad, soltaron unas cuantas palabras, “Fui a la casa de Zhen Da Cheng, es decir... tu tío.”

Repentinamente, Gu Hai perdió los estribos. Sus manos salieron volando y sujetaron firmemente los hombros de Bai Luoyin. Su voz era como un trueno encolerizado, resonando con ímpetu, “¿Quién te dijo que lo buscaras? ¿Quién te dijo que fueras?”

Mientras lo sacudía violentamente, balanceándolo al frente y atrás, las delgadas y frágiles hojas de papel que sostenía con firmeza, cayeron al piso.

Sus ojos se habían vuelto sin vida.

Era como si las consecuencias de pasar las dos últimas noches en el frío congelante finalmente decidieran aparecer en este instante. Sus entumecidos dedos presionados contra el brazo de Gu Hai fueron, uno a la vez, desprendiéndose de él.

Entonces se dio la vuelta y se fue.

Gu Hai no fue tras de él. Después de ventilar frenéticamente todos sus sentimientos, lo que quedó fue vacío y desolación. Su cerebro se convirtió en un trozo de papel vació y su habilidad para pensar ya había sido perdida, desapareciendo con el sonido de los pasos de Bai Luoyin. Miró el cúmulo de papeles balanceándose descuidadamente sobre el piso. Una a una, tomó las hojas de papel sin siquiera atreverse a mirarlas. Quería destrozarlas de inmediato pero no tuvo el coraje para hacerlo. Al final, incapaz de controlar su temperamento, pateó con todas sus fuerzas la puerta del coche. El golpe solo dejó una profunda huella en la superficie del metal. Peor aún, esta vaciedad estaba plagada de desesperación y agonía.

Bai Luoyin erraba sin vida por la calle. Confiaba por completo en sus instintos para identificar la dirección por la cual iba. Sus piernas se sentían pesadas con cada paso que daba, era como si en su interior se hubiese derramado plomo. El cuello apenas y soportaba su cabeza, mientras que un zumbido sonaba por dentro, resonando una y otra vez, debilitándolo. Colocó su mano sobre un anuncio que estaba situado cerca para así apoyarse, y en silencio, se relajó por un momento.

A un lado había un restaurante. Bai Luoyin no había comido nada en las últimas cincuenta y tantas horas, por lo que incluso cuando un tazón de fideos fue colocado frente a él, no pudo ser capaz de decir cómo olía o como sabía. Su apetito había languidecido hace mucho tiempo y lo que lo reemplazó era adormecimiento.

Conjurando solo el suficiente apetito, tomó unos cuantos bocados. Pero inmediatamente después, percibió de pronto una sensación abrumadora que se clavaba en sus vísceras, trayendo consigo una extrañeza que se asentaba en la cima de su garganta. Usando la poca fuerza que le quedaba, salió rápidamente del restaurante y arrojó el contenido de su estómago a un lado del contenedor de basura. Sintió nauseas y sopló con fuerza mientras vomitaba lo poco que había ingerido. La urgencia de dejar todo afuera era tan fuerte que lo hizo sentir extremadamente aturdido y aún más agotado.

*/¡Es tan doloroso!/*

Lágrimas resbalaron incontrolablemente desde sus ojos y dejaron un rastro sobre su pálido rostro.

Tambaleándose se dirigió de vuelta a casa, entre la conciencia y la inconsciencia. Una vez que llegó, de inmediato fue directo a su habitación y se metió a la cama. La sensación de esta era tan extraña a su cuerpo que no podía decir si era suave o no.

*/Está tan fría./*

Bai Luoyin se desprendió de su ropa con torpeza y se cubrió con dos cobijas.

Seguía siendo fría.

El calor de su cuerpo no era tanto ya que se dispersaba a una cruel velocidad, dejándolo débil y tembloroso con el paso de su violento escape. Intentó controlar los temblores que se desplegaban por todo su cuerpo pero fue en vano. Después de luchar por un tiempo, perdió la conciencia.

Gu Hai permaneció deprimido en su departamento todo el día. Dormía y despertaba, despertaba y dormía, ni siquiera se molestó en ir a la escuela. Tampoco contactó a Bai Luoyin. Al final, durmió hasta no poder más. Tomó todas aquellas hojas de papel de aun lado de su almohada y página por página, palabra por palabra, su cerebro tragó toda la información, grabándola profundamente en su interior.

Después de ver a través de ellas, se sentó tranquilamente, sus ojos se adhirieron en dirección a la ventada, mirando al exterior.

El interior de su vació corazón estaba tan seco y desolado que ni siquiera una sola lágrima brotó.
-------------

Jiang Yuan abrió la puerta y vio el abatido rostro de Gu Hai, su corazón saltó por un segundo. Había estado preocupada por varios días y ahora, finalmente, este joven maestro regresó, justo como había esperado.

Gu Hai ni siquiera le dio una mirada mientras pasaba de largo e iba directamente al segundo piso.

Jiang Yuan se paró junto a la puerta de la habitación de la Señora Gu. Ya se había preparado lo suficiente. Si él descubría algo anormal, si comenzaba a lanzar reproches, tomaría la responsabilidad por todo.

En estos tres años, Gu Hai se había quedado en esta habitación incontables veces. Cuando entraba sus pasos eran pesados y cuando salía quedaban empapados en tristeza. Nunca había tenido un momento como este, calmado, venerable, y afligido en silencio... finalmente admitió y aceptó esta realidad, su madre ya había fallecido.

“Mamá, ¿por qué estuviste dispuesta a morir por él, pero no a vivir por mi?”

Gu Hai observó atentamente y en silencio la fotografía de la Señora Gu, mientras limpiaba las diminutas partículas de polvo del marco.

“Un hombre que es capaz de hacer que renuncies voluntariamente a tu vida, debe ser un buen padre, ¿cierto?”

La infancia de Gu Hai emergió desde la profundidad de su mente; las imágenes de cada pequeña interacción que había tenido con Gu Wei Ting surgieron claramente. Esos momentos, aquellos tres años de sentimientos que él mismo había cubierto y enterrado profundamente, sutilmente comenzaron a recuperar su posición en el fondo de su corazón.

Desde el primer instante pensó muy bien de él, con respeto, hasta el momento en que lo aborreció, lo odiaba... con solo encender la mecha de una explosión, tres años de malentendidos y dolor estallaron en llamas. De pronto comprendió las expresiones en los ojos de Gu Wei Ting, dolor, remordimiento, sinceridad, impotencia... además, había otra escena que había sido borrada de su memoria: la noche antes de que Gu Wei Ting se casara, se quedó en esta habitación durante toda la noche. Temprano en la mañana, se paró frente a la fotografía de su difunta esposa y con el máximo respecto, le dio un firme saludo militar.

“Mamá, no tengo ninguna otra petición. Si me amas, por favor siempre bendícenos y protégenos a Yin Zi y a mí, hasta el final.”

Gu Hai miró agradecido la foto de la Señora Gu y se inclinó.

Por último, la miró tenazmente una vez más, enderezó su espalda y se preparó para marcharse de la habitación.

Jiang Yuan estaba afuera dando vueltas al frente y atrás en círculos, incontables veces ya. Cuando vio que Gu Hai salía de la habitación, su expresión era más bien tranquila mientras que su corazón de pronto se relajó con alivio. */Parece que no encontró nada malo./*

“En el futuro no es necesario entrar a la habitación de mi mamá y limpiarla cada día. Las cosas que usó en vida, si son de valor, déjalas, si no, quémalas.”

La sorpresa engulló la apariencia de Jiang Yuan, haciendo que sus ojos se abrieran ligeramente. En realidad, no sabía el significado ni las implicaciones detrás de las palabras de Gu Hai. Mientras esperaba que la iracunda tormenta se aproximara, Gu Hai ya había desaparecido sin esfuerzo de su línea de visión.

El cielo en el exterior era soleado y despejado.

Aunque las clases estaban por terminar, aún así Gu Hai regresó a la escuela. Ayer, había tratado tan mal a Bai Luoyin y lo había hecho enojar tanto, que desapareció sin decir una sola palabra. Ahora, el enojo en él ya había desaparecido y todo lo que sintió se había transformado. Quería enfrentarlo y expresar su sentimiento de gratitud. Quería que supiera que todo lo que había hecho por su bien tenía el valor de una vida de agradecimiento de Gu Hai.

Sin embargo, el asiento de Bai Luoyin estaba completamente vacío.

La apariencia en la cara de Gu Hai cambió abruptamente. De inmediato marcó el número de Bai Han Qi.

“En el hospital.”

Al escuchar esas tres palabras la cabeza de Gu Hai era como una explosión que había detonado, desesperado se apresuró a salir de la escuela, llamó a un taxi y fue directamente al hospital.

Una escena se repetía incesantemente en su cabeza, una y otra vez: Bai Luoyin sujetando emocionado su brazo, proclamándole los resultados de los dos días pasados. Nunca antes había perdido de esta forma el autocontrol, nunca antes se había enfrentado con una situación tan difícil como esta... en ese momento, debió haberle dado un abrazo y decir, ‘has trabajado duro’, incluso si hubiera sido solo una mirada significativa en sus ojos, habría sido suficiente. Incluso si era únicamente eso, no le habría hecho tan insoportable el darse la vuelta, dejándolo solo con una decepcionada y solitaria espalda.

Una vez que llegó al hospital, se apresuró a caminar hacia la sala en donde se encontraba Bai Luoyin.

Tía Zhou era la única ahí.

“Da Hai, ¿por qué estás aquí?”

“¿Cómo está Yin Zi?”

Tía Zhou señaló al interior de la sala, “Está durmiendo.”

Gu Hai empujó suavemente la puerta, sin hacer mucho ruido, y entró. Bai Luoyin estaba recostado en la cama, su cara era incolora. Se le veía pálido y ojeroso, tan distinto a su aspecto usual. Gu Hai se sentó a un lado de la cama y lo miró cuidadosamente. Desde las líneas de sus ojos hasta las de los labios, las observó todas.

Entonces el dolor se grabó fríamente en su corazón. Se sentía tan terrible viéndolo de esta forma y sabía que él había sido herido.

*/Ayer, también tenía esta apariencia./*

*/¡Ayer vino buscándome con esta apariencia! ¿Por qué no lo noté en ese momento? ¿Por qué le grité incontrolablemente? ¿Por qué mi cabeza estaba llena de enojo y furia? ¿Por qué no dejé esto a un lado e hice espacio para preocuparme por él, para amarlo?/*

“Yin Zi.” Gu Hai lo llamó suavemente.

Bai Luoyin escuchó la voz de Gu Hai y abrió ligeramente sus ojos, pero rápidamente los cerró de nuevo.

No tenía la fuerza para hablar, ni quería hacerlo.

Gu Hai se sentó silenciosamente por un momento, entonces, con una oscura y sombría expresión trazando el contorno de su rostro, salió de la habitación.

Al ver a Gu Hai fumando en la entrada del corredor cercano a las escaleras, Tía Zhou parecía como si se hubiera dado cuenta de algo. Se dio la vuelta y caminó hacia él.

“Da Hai, ¿es que Yin Zi te provocó y por eso lo dejaste afuera?”

La expresión de Gu Hai era de confusión y sorpresa en aquel momento, entonces miró la cara de Tía Zhou, “¿Quién dijo eso?”

Ella suspiró, “Cielos.... anoche cuando regresó, tuvo fiebre. Después, su fiebre era tan mala que hablaba sin sentido. Decía incoherencias Decía algo sobre que alguien no lo dejaba entrar a la casa a dormir y le hizo tener tanto frío que le era insoportable. Pensé, estos dos días no se quedó contigo, así que yo... ahhh, la tía solo está adivinando. Si no hay tal cosa entonces no lo tomes a pecho.”

De pronto, la mano de Gu Hai que sostenía el cigarrillo se puso rígida, estrujando la mitad del cigarro mientras que el resto cayó al piso.

‘Tengo un poco de frío. Quiero hablar contigo.’

‘Da Hai, abrázame.’

Tía Zhou vio como Gu Hai de inmediato saltó de lo alto de las escaleras del segundo piso hasta el suelo del primero.

No pudo evitar estar un poco asustada de esta repentina acción.

*/¿Qué está haciendo este niño?/*

Mientras seguía con un estado mental de miedo y dudas, Gu Hai ya había salido apresurado del hospital.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: sae-han01 @ Wattpad / Tumblr
*Pequeña aclaración: En el cap. 153 BLY dice "Quiero hablar contigo." (就想和你说话)
Lo que se supone que GH recuerda es "Habla conmigo." (你陪我说说话)
lol diferencia insignificante, pero no sabía si debía apegarme a la forma en cómo lo dijo BLY o dejarlo como lo escribió CJD en este capítulo ._., supongo que lo segundo es lo correcto verdad ¬¬

Nota personal: ;_; *abrazando una almohada*¡¡¡BLY!!!!

12 comentarios:

  1. Gu Hai necesita clases de control de la ira, sip. Al menos no se le fue la mano aunque fuera ciego al estado de BLY. No entiendo porqué Bai no le dijo "me encuentro mal, llevame a casa" 😖

    Gracias por el capi. Era previsible que iba a pasar esto :x).

    Me alegra que Gu Hai descubra la verdad, podrá vivir mejor con las respuestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo con el primer guardia que no se levantó me preocupé! Y si de verdad no se levanta?! La fuerza de GH es infinita! xD

      Sí, my cierto. Ya puede dejar este dolor atrás. ¿Y sabes que me gustó más de aquí? La plegaria de GH a su madre <3! Que los cuide a ambos! Awwwww

      Eliminar
  2. Gracias,Dios esto se pone emocionante que va hacer Gu Hi ahora que sabe que su bebe fue maltratado

    ResponderEliminar
  3. Yo estaba segura que había sido el papá de Gu Hai el culpable,me sorprendí mucho que haya sido suicidio.

    Gracias Gracias Gracias por la traducción y tu esfuerzo en serio esta historia es demasiado adictiva para mi jajaj <3

    ResponderEliminar
  4. Lloré como cerdo todo el maldito capítulo, entiendo a GH, también entiendo a BLY y honestamente no puedo decir que la culpa es de nadie, aunque si tuviera que elegir sería GH, aunque únicamente estaba tan asustado y preocupado que obviamente se enojó
    enojó con BLY. Ya no critico a GH porque esa parte de él yo igual la tengo, y tampoco criticó a BLY bc no hay nada que criticar de su comportamiento, todo lo hizo por el bien de GH, porque lo ama era obvio que actuará de esa forma si GH rechazaba su gesto, y ya no se ni que redactó bc anoche no dormí por querer saber que pasaba. :'v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja no te desveles tanto! Me sabe mal dejarlos sin horas de sueño! ;_; XD

      Eliminar
  5. Un muy buen y emotivo capítulo. De nuevo le ganó el impulso a GH, ahora tendrá que poner de su parte para que las cosas se solucionen.

    ResponderEliminar
  6. es muy impulsivo, colérico u.u pero asi se le quiere. que vamos hacer el amor es así :'3 gracias por la actu!!

    ResponderEliminar
  7. GH es un imbécil pero literalmente hablando, es un bruto, desconsiderado, que si bien siente algo por BLY no es sano, mira solo por mencionar en este capitulo, si le hubiese prestado un poco de atención a BLY y lo hubiera escuchado... el pobre ha estado más de tres días sufriendo todo tipo de humillaciones, por parte de SU tío (porque en la familia de GH la brutalidad y lo despiadado viene de familia por lo visto) solo para que GH pueda vivir en paz con su padre, y encuentre un poco de sosiego por la muerte de su madre. Y que es lo que hace??? es una MIERDA!!!
    Que hará ahora? tomar venganza? cuando él no le prestó atención? de que habla cuando dice que lo quiere? que lo cuidará? si siempre vuelve a lo mismo, le hace daño a BLY. Supuestamente GH quiere el bienestar de BLY y es él quien lo secuestra, lo viola, lo maltrata, y lo denigra diciendole lo que a BLY no le gusta ("esposa" o tratarlo como mujer), porque uno puede ser Gay pero eso no significa que te guste que te traten en femenino... La verdad espero que BLY no acabe con alguien como GH y es una lástima porque de verdad me gustaba la historia

    ResponderEliminar