25 de junio de 2016

Capítulo 126: Casi al final del límite

*El presente capítulo ocurre después de la primera temporada de la web serie.*

“Papá, tengo algo que preguntarte.”

Bai Han Qi se dio la vuelta, su cara estaba apenas a algunas pulgadas de distancia de Bai Luoyin, y lo miró directamente. Su espalda se enderezó ya que una expresión seria y solemne apareció gratamente en su rostro.

Bai Luoyin se sintió un poco avergonzado e incómodo, “¿Por qué estás poniendo ese tipo de expresión? Solo quiero tener una plática contigo.”

“Oh...” Bai Han Qi de inmediato se aligeró, permitiendo que su cuerpo se relajara, “Pensé que querías discutir sobre algunos asuntos nacionales.”

*/Si fuera a discutir asuntos nacionales, nadie te preguntaría.../* pensó Bai Luoyin para sí mismo.

“Quiero preguntarte, ¿qué tipo de persona crees que es Gu Hai?”

Uno de los dedos de Bai Han Qi de inmediato apareció y pinchó la cabeza de Bai Luoyin, “¿Qué te dije? Estaba seguro de que había un problema entre tú y Da Hai...”

Bai Luoyin dejó escapar un largo suspiro, “Primero, no te preocupes por eso, simplemente dame una opinión objetiva sobre Gu Hai como persona.”

“Ese chico, es absolutamente maravilloso.”

Entonces Bai Han Qi elevó sus pulgares en signo de aprobación.

Bai Luoyin se tendió sobre la cama, su barbilla descansaba en una almohada mientras esperaba en silencio a que Bai Han Qi continuara. Sin embargo, este se limitó a rugir dos veces para reiterar su aprobación de las excelentes características de Gu Hai. Después, ninguna otra palabra siguió a esos sonidos.

“¿Eso es todo?”

“Sí, ¿qué más hay que decir?”

Un aire de derrota flotó cerca de la cara de Bai Luoyin; sus ojos obsidiana miraron a Bai Han Qi, “¿Puedes ser un poco más específico? Por ejemplo, sus carácter, personalidad, su comportamiento hacia las personas...”

Bai Han Qi se partió la cabeza por un segundo antes de decir con prudencia, “No hay problema con su carácter, su personalidad es bastante buena, y su comportamiento hacia los demás también es bastante bueno.”

*/... Es lo mismo que no decir nada en absoluto... olvídalo. Ya no hay necesidad de preguntar, de todas formas preguntar es lo mismo que no preguntar./*

Bai Luoyin jaló de la manta sobre su cuerpo y planeó dormir tal cual.

Finalmente, cuando Bai Luoyin había decidido no mantener más esperanzas, Bai Han Qi, por el contrario, poco a poco comenzó a hablar de nuevo.

“Da Hai... ese chico. Él viene de una buena familia acomodada, y sin embargo no es presuntuoso. Es ambicioso, trabajador, y también generoso. Lo único que me gusta más sobre este chico es que es realista. Nunca juega sucios trucos o engaña a la gente. Antes pensaba que los jóvenes no tenían ninguna conciencia, pero ahora sé que no es así. Los chicos de ahora son muy consientes, mientras que algunos no tienen ninguna. Pero Da Hai, este chico, es sencillo. Viste su corazón en sus mangas. Si le gusta algo, entonces le gusta, si no, entonces simplemente es un no. Es tajante y puede hacer una clara distinción entre lo que ama y odia. Quiere decir lo que dice y hace, además absolutamente lo sostiene. ”

Bai Luoyin escuchaba en silencio mientras que sus ojos se abrieron nuevamente, ligeramente más amplios. Sus labios se separaron y preguntó, “¿Eres bueno diciendo si alguien es bueno o no?”

“Por supuesto. Mi cerebro puede no ser tan bueno como el tuyo, pero definitivamente conozco mejor a las personas que tú. ¿Cuánto tiempo he vivido? ¿Cuántas personas he conocido ya? Tú solo has vivido así de poco, la cantidad de personas que has conocido es el número de dedos en tus manos.”

Bai Luoyin preguntó de nuevo, “Crees que alguien como Gu Hai, si fuese a estar furioso, ¿haría cualquier cosa?”

“¿Como qué? Dame un ejemplo.”

“Por ejemplo, si le disgusta una chica y la encontrar siendo insoportable, él buscaría a alguien para que la violara... ¿ese tipo de cosas?”

“¿Cómo puede ser?” Bai Han Qi fácilmente declinó la pregunta, “La conciencia de Gu Hai es absolutamente honesta y correcta. Nunca haría algo tan ruin y carente de virtud.”

“¿Y si realmente odiara a la chica?”

“Incluso si fue a odiar a esa chica, ¿no puede ser más que a tu madre? ¿Él le ha hecho algo a tu madre? En cuanto a Meng Jian Zhi[1], ¿Aquel tipo sí que sabe como molestar a la gente, no? Da Hai solo le dio, ¿qué? ¿algunos golpes? ¿Él mató a Meng Jiang Zhi?”

Bai Luoyin no dijo una palabra, entonces sus ojos gradualmente se dirigieron hacia la pared.

Más tarde, Bai Han Qi se volvió realmente cansado. Cuando sus ojos se nublaron y lentamente se cerraban inconscientemente, dio unas palmadas sobre la manta que cubría a Bai Luoyin, y murmuró, “Juro por mi cabeza que Gu Hai, definitivamente nunca haría nada de esa naturaleza. Ya no especules tontamente sobre eso. Rápido, duérmete.”

*/¿Realmente lo malentendí?/*

Los parpados de Bai Luoyin se volvieron pesados y lentamente lo arrastraron hacia un sueño profundo.

Después de haber pasado la medianoche, durmió bastante ligero. A un lado de su oreja estaba lidiando con los ronquidos de Bai Han Qi. Bai Luoyin no podía discernir claramente si estaba soñando o recordando.

Una escena de la noche en que Bai Han Qi se casó apareció frente a él. Gu Hai lo cargaba sobre su espalda y lo llevó hasta la azotea. Lo abrazó con fuerza y dijo, “Te prometo que además de tu papá, nadie será tan bueno contigo, como yo.”
-----

Por primera vez bajo la persuasión más sincera y ferviente de Sun Jingwei, después de un largo periodo de tiempo, Gu Hai estuvo de acuerdo en regresar a casa y celebrar el Año Nuevo con Gu Wei Ting.

Ya era el 28 día del duodécimo mes del año lunar.

Las calles parecían más desoladas, más necesitadas que nunca. Y ya que todas las señales de tráfico habían desaparecido milagrosamente, el auto continuó sin ningún obstáculo.

Es de sentido común entre todos los residentes de Beijing que una vez que cualquier celebración llega, inevitablemente esta se convierte una ciudad fantasma, vacía y solitaria. Aquellas veneradas tradiciones y costumbres que alguna vez reinaron sobre todo, gradualmente disminuyeron a lo largo de los años. Las personas, sin dudarlo, se volvieron más y más materialistas. Y esto, a su vez, debilitó el interés de las personas en celebrar el año próximo.

Mes y medio se había ido rápidamente desde que Gu Hai había regresado a su residencia. Esta vez, solo necesitó tomar algunas cuantas cosas antes de irse.

El coche de Bai Luoyin permanecía intacto, resguardado bajo la protección de la cochera. Estaba en el mismo lugar que antes. Ni una sola vez la mirada de Gu Hai se posó sobre él, sacó las llaves del contacto de encendido del coche y se dirigió al elevador.

El elevador, lento pero seguro, subió. Gu Hai permaneció solo en el vació ascensor cuando de repente, una simple cadena de pensamientos surgió en su mente, Pensó que en las dos últimas semanas, él mismo no había vivido como un ser humano... como una persona real.

Cada día, además de comer, el tiempo destinado para dormir lo ocupaba en entrenar. Simplemente no se daba tiempo o espacio a sí mismo para pensar o reflexionar en absoluto. Ocasionalmente, como una distracción, buscaba a un viejo soldado y lo escuchaba compartir sus experiencias en el ejército. Solo entonces su espíritu y energía volvían a recuperarse a escondidas en su cuerpo, despejándolo.

¡No había ninguna maldita diferencia entre él y los perros militares que corrían loca y salvajemente en el campo de entrenamiento! Así era como Gu Hai se describía a sí mismo.

Gu Hai miró en los armarios y pasó de largo por la ropa. Planeaba quedarse en casa por algunos días.

Desde el día en que Bai Luoyin cruelmente lo hirió, hasta este preciso momento, todos y cada uno de los sentimientos de Gu Hai habían disminuido. Aquellos sentimientos que engullen y definen a una persona ya no se podían ver.

Antes, pensaba que lo más difícil de soportar era vivir bajo el mismo techo que Jiang Yuan, pero ahora, incluso eso ya no era considerado un problema. Efectivamente, fue el tiempo... el tiempo era necesario para que las personas aprendieran a tolerar las cosas.

Finalmente, cuando llegó al fondo del armario, vio una chaqueta del uniforme escolar doblada cuidadosamente. Esta se encontraba metida en una capa de ropa, encerrada como una caja.

Era la chaqueta que Bai Luoyin personalmente había lavado a mano para él.

En aquel momento esto había sido tan precioso que nada en el mundo se le podía comparar. Nunca había tenido el corazón para usarla. Así que la mantuvo en el ropero, envuelta, intocable.

Como si un hechizo estuviera sobre él, Gu Hai desgarró la envoltura y la tiró al piso. Sin piedad la pisoteo tres veces. En cada ocasión que su pie hizo contacto, sintió como si acabara de pisotear y aplastar su propio corazón.

Dentro de sus ojos se arrastró la vieja desolación de la tristeza.

Sin siquiera un segundo que perder, el dolor se abalanzó y viajó hasta el centro de su ser. Comenzó a aferrarse con fuerza alrededor de los hilos invisibles que sostenían su corazón. Firmemente oprimiéndolo y atacando el vació y miserable músculo palpitante. No había nada que pudiera hacer para evitar aquel pesar inquebrantable. El dolor era insoportable... tanto doloroso que Gu Hai quería golpear su cabeza contra la pared.

*/¡Maldito idiota! Puedes simplemente quedarte con ella hasta estar harto. Deja que te mienta y juegue contigo. Tarde o temprano, ¡el jodido día en que sufras regresarás!/*
------

“Mañana es el 30º día del mes”, dijo Shi Hui.

Bai Luoyin en silencio la miró y preguntó, “¿Cuando vas a volver?”

“¿Volver? ¿Volver a donde?” resplandecieron los brillantes ojos de Shi Hui.

“Volver al extranjero. No puedes abandonar tus estudios simplemente así ¿cierto?”

Una expresión de indiferencia se pintó en el rostro de Shi Hui. “¿Y qué? abandonar es abandonar. En cualquier caso, quiero quedarme aquí junto a ti.”

“Tú...”

“¡No digas nada!” Shi Hui se cubrió las orejas, “No quiero oírlo, no quiero oírlo.”

Bai Luoyin encendió un cigarrillo y fumó en silencio.

El enfoque de Shi Hui se mantenía sobre Bai Luoyin. Todo él velaba su visión. Ese era ya el quinto cigarro que fumaba desde que se sentaron. Había escuchado decir a las personas que los hombres fuman para pasar el tiempo.

Bai Luoyin fumaba con frecuencia... eso significa que durante momentos como este, ¿lo encuentra difícil de soportar? Shi Hui intentó alejar aquellos pensamientos; no quería que la consumaran. Pero los hechos la impulsaban a pensar en tales cosas una y otra vez. Desde que había regresado, las expresiones de Bai Luoyin habían disminuido.

Al principio, aún podía ver un poco de emoción y nerviosismo, pero ahora, solo permanecía la apatía.

Ella había pensado que si sufría de un gran agravio, Bai Luoyin se apiadaría de ella y sería más cariñoso en cualquier forma posible. Pero, por el contrario, además de las preocupaciones habituales de aquí y allá, Shi Hui no podía sentir nada más.

Algunas veces se sentía cansada. Y en esos momentos, también en secreto se limpiaba las lágrimas. Había pensado en darse por vencida. Pero cuando pensaba en las cosas de nuevo; sobre los sentimientos y energía que había sacrificado, no podía... estaba extremadamente indispuesta a dejarlo ir.

Los sentimientos pueden ser reavivados y reconstruidos, pero encontrar a una segunda persona como él estaba fuera de cuestión.

“Bai Luoyin, ¿por qué no vamos al extranjero juntos? De esa forma, mis estudios no serán abandonados y tú también tendrás una mejor perspectiva y una visión más amplia del mundo. Antes no tenías esta opción, pero ahora sí. ¿Por qué no vas y sales adelante? ¿Sabes? La vida en la escuela secundaria del extranjero es bastante buena. No es igual a como ustedes la pasan aquí, tan mundano e incluso el sustento inhumano. Si no te extrañara, ni siquiera habría vuelto. Piénsalo ¿sí?”
-------

Cuando los tres miembros de la familia estaban comiendo, Jiang Yuan dijo emocionada, “Sabes, sobre Luoyin yendo al extranjero, hay esperanza.”

El color de la cara de Gu Hai cambió, pero pretendió no escuchar nada y continuó comiendo.

“¿Él llegó a la idea por su cuenta?” preguntó Gu Wei Ting.

“Más o menos.”

Mientras más hablaba Jiang Yuan, más feliz estaba, al mismo tiempo que tomaba un trozo de pescado para Gu Hai, instándole, “Xiao Hai, pueden ir juntos. Ustedes dos pueden cuidar el uno del otro.”

“Yo no iré.”

“¿Eh? ¿No eran ustedes bastante unidos, hasta el punto en que ninguno podía dejar al otro? ”

Gu Hai increpó fríamente, “No quiero ir.”

Jiang Yuan aún quería decir algo cuando Gu Wei Ting, quien estaba a un lado dijo, “Si no está dispuesto a ir entonces no va. Aún puede quedarse aquí y enlistarse al ejercito. Quedarse en la armada es lo mismo.”

“Eso creo...” Jiang Yuan se rió, sin tener nada más que decir.

Gu Hai habló de nuevo, “No quiero enlistarme al ejercito.”

“¿No quieres enlistarte?” Esta vez las cejas de Gu Wei Ting se crisparon, “¿Por qué no te vas a enlistar? Desde que eras pequeño creciste en el ejército. Cuando no hay nada que hacer, regresas allí y corres. Si no te enlistarás, entonces ¿qué quieres hacer?”

Gu Hai con calma miró a Gu Wei Ting y con una expresión en blanco dijo, “Corría ahí, pero eso no significa que me guste.”

Cuando terminó de hablar, bajó sus palillos y regresó a su habitación.

Gu Wei Ting quería levantarse pero Jiang Yuan lo forzó a quedarse.

“Es Año Nuevo, no lo presiones más. Espera hasta después de Año Nuevo para hablar de nuevo con él...”

Justo en ese momento, sonó el teléfono que estaba a un lado. Jiang Yuan le dio una palmada en el hombro de Gu Wei Ting, “Voy a tomar la llamada, quédate aquí y come lentamente.”

Una vez que el celular fue colocado contra su oreja, de inmediato pudo escuchar una dulce voz deseándole bienestar.

“Tía, feliz Año Nuevo”

“Ah, es Shi Hui, ¿cierto?” las cejas de Jiang Yuan se elevaron en dicha. Era todo sonrisas después de escuchar aquella dulce voz, “La tía acaba de comer. Saluda por mí a tu familia.”

“Está bien tía”

Jiang Yuan de inmediato cambió de tema por el que estaba más preocupada.

“Es cierto, ¿cómo fue tu platica con Luoyin? La vez pasada ¿no dijiste que podría ir al extranjero por tu bien?”

“Sí, es cierto. Pero me encontré con un poco de dificultad. Él está renuente a dejar a su padre.”

Las cejas de Jiang Yuan se unieron en un ceño fruncido, “Sabía que el impedimento sería Lao Bai. No te preocupes, iré allá y hablaré más tarde con Lao Bai para intentar persuadirlo.”

“La tía es realmente poderosa.”

“¡No soy tan fuerte como tú, chica tonta! He hablado antes con él muchas veces sobre este asunto, pero en cada ocasión me ignoraba. Ahora, definitivamente está pensando en ello. Todo es debido a tu duro trabajo.”

“Pero... me siento realmente inútil.”

“Oh cielos, mi pequeña estrella de la suerte, tienes capacidades más que suficientes. Escucha las palabras de la tía, desde ahora, habla con él un poco más al respecto, y constantemente recuérdaselo. Tus palabras le llegarán. Déjame a su padre a mí, la tía se concentrará en él. En resumen, ¡trabajemos duro!”

“Sí tía, ¡definitivamente no te decepcionaré!”

-------
N/T: [1] Meng Jian Zhi: Ex esposo de la tía Zhou, quien hizo su aparición en capítulos anteriores.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: sae-han01 @ Wattpad / Tumblr

2 comentarios:

  1. Ya se acerca la reconciliación, aunque... XD
    Bueno, cada uno tiene su "manera" de expresar su amor.

    ResponderEliminar