11 de julio de 2016

Capítulo 133: La primera noche de sueño tranquilo

*El presente capítulo ocurre después de la primera temporada de la web serie.*

Después de limpiar y ordenar el desastre en la habitación, disfrutaron de las bolas de arroz glutinoso con sopa dulce, se tomaron una ducha y recostaron sus cansados cuerpos sobre la cama. Para esa hora ya pasaba de la medianoche.

Incapaz de controlar las emociones de temor que desgarraron aquel músculo palpitante, Gu Hai dejó salir el suave sonido de su voz en la silenciosa habitación.

“Otro año pasó, el tiempo realmente vuela rápidamente.”

Bai Luoyin simplemente se recostó a su lado, sus dos largos brazos rodeaban con seguridad la almohada frente a él mientras descansaba su barbilla sobre ella. Aquellos ojos color tierra se entrecerraron ligeramente en regocijo, parecía disfrutar la tranquilidad que el silencio traía con él.

Habían solo dos personas en la habitación, sus ojos solo veían a los del otro, sus oídos solo escuchaban el sonido de la voz de la otra persona, cualquier cosa que ocurriera en el mundo exterior, no tenía nada que ver con el espacio en el que estaban confinados. Justo aquí... justo ahora.
------

Gu Hai colocó su mano en el cuello de Bai Luoyin, sentía las venas palpitantes bajo la palma de su mano. Una serenidad sin nombre dio una oleada a su corazón, fortaleciéndose.

Como un adicto a la droga que había soportado enérgicamente el dolor de la abstinencia por incontables días y finalmente era capaz de tener aquella adicción brotar dentro de sus venas, sentía pura felicidad. El efecto de la droga rápidamente se dispersaba a través de su cuerpo e incluso las hendiduras bajo sus huesos estaban eufóricas.

Bai Luoyin entrecerró sus ojos, escudriñó con la mirada a Gu Hai de arriba a abajo.

El aún era la misma persona, un poco más delgado, con un poco de persistente barba surcando su mentón. El contorno de esta parte de su cara era aún más característico que de costumbre.

“Debes afeitarte.”

Los toscos y poco delicados dedos de Gu Hai tocaron la parte baja de su cara; la existencia de aquella barba rasposa ahora era obvia incluso para él. Parecía como si fuese hace mucho la última vez que se rasuró. Se había olvidado de la fecha, e incluso peor, ni siquiera podía recordar la última vez que se había lavado la cara.

“Tener un poco de barba da una presencia aún más masculina.” Perezosamente Gu Hai se consoló con esta desvergonzada excusa.

Bai Luoyin gruñó por un segundo antes de no poder evitar soltar una risa a continuación.

“Quizás en otras personas puede hacerlos ver un poco más atractivos. Pero en ti... olvídalo. Simplemente te ves viejo.”

Un aire de descontento cruzó por los ojos de Gu Hai, “¿Por qué siempre dices que me veo viejo? ¿En dónde me hecho viejo?”

“En todas partes.”

Los dientes de Gu Hai chocaron entre sí, apretando la mandíbula con fuerza. Observó detenidamente en agonía buscando algún defecto en el cuerpo de Bai Luoyin con la que pudiera contraatacar lo que le había dicho. Pero al final, descubrió que en cada pulgada era visualmente atractivo. Era, en efecto, una delicia cada vez que sus ojos se posaban sobre él.

No había absolutamente algún defecto... ni siquiera uno que pudiera señalar.

Bai Luoyin salió de la cama, se dirigió al baño y entró. En menos de un minuto volvió a aparecer con una toalla colgando en su brazo.

“Recuéstate allí.” le ordenó Bai Luoyin, señalando hacia el sofá para dos personas cerca de la puerta principal.

Gu Hai lentamente enderezó su cuerpo, “¿Para qué?”

Bai Luoyin maliciosamente balanceó la máquina de afeitar en su mano, a derecha e izquierda... derecha e izquierda. Eran bastante claras cuáles eran sus intenciones

Las luces se reflejaban en las oscuras pupilas de Gu Hai, haciendo que se agitaran por un segundo. Era como si hubiera alcanzado algún tipo de epifanía. Causando que una sonrisa se fijara en su rostro. Y sus mejillas se paralizaran, al igual que la barba que adornaba su mentón.

Antes, había sido Gu Hai quien le lavaba los pies de Bai Luoyin, rasuraba la barba de Bai Luoyin... cómo es que ahora, ¡él, Gu Hai, había conseguido disfrutar de este tipo de trato!

Bai Luoyin, por su propia cuenta, estuvo dispuesto a regresar a su lado, lo que había hecho que Gu Hai viese al cielo, bajara sus rodillas e hiciera una reverencia, mientras bajaba su cabeza cinco mil veces contra el frío y duro piso. Si Bai Luoyin fuese un poco bueno con él, eso sería suficientemente bueno para él. Pero, el poder probar de tal dicha era más de lo que su corazón había pedido, que había rogado. Sin mencionar ninguna otra euforia divina.

Cuando Bai Luoyin vio la boca del joven maestro extendiéndose de oreja a oreja, sonriendo, sabía que este despreciable chico probablemente estaba entregándose a su propia fantasía delirante. Al inicio, solo quería usar la toalla para humedecer la cara de Gu Hai e impedir que su salvaje fantasía fuese aún más insaciable. Pero ahora, quizás sería mejor si dejaba que él mismo se limpiara la cara.

Con aquellos pensamientos, arrojó la toalla contra el rostro de Gu Hai, y se metió al baño de nuevo para toma la crema de afeitar. Bai Luoyin le dio la vuelta a la botella y sacó un poco sobre su palma. Extendió la crema de afeitar de forma uniforme en la parte baja del rostro y esperó hasta que la barba se suavizara bajo el mágico control de la crema.

Gu Hai se recargó contra la suavidad del sofá. Los intensos ojos con la tonalidad exacta y la extensión de un puñado de tierra recién movida, hendida. Esos ojos parecían irradiar fuego, tan hermosos y suaves al mirar de cerca aquel semblante que flotaba cerca de sí. Su visión se nubló por Bai Luoyin, y su cerebro tomaba todo, imprimiendo cada detalle en su memoria.

Al principio, la distancia entre ellos parecía bastante lejana, pero mientras Bai Luoyin sostenía la rasuradora con firmeza en su mano y comenzaba a moverse contra la superficie, su rostro se acercó más y más. Tanto que Gu Hai pudo sentir el calor proveniente de los labios de Bai Luoyin, flotando contra la superficie de su propia barbilla que estaba siendo afeitada brillante y limpiamente. La expresión de Bai Luoyin era no solo estaba envuelta en seriedad, sino también con precaución, mientras dejaba que la máquina besara aquella barba invasiva.

Aparentemente, esta era la primera vez que se permitía rasurar la barba de alguien más. Por lo tanto evitaba cualquier lesión accidental, tomando gran cuidado en su proceso.

Las manos de Gu Hai, pulgada a pulgada, lento pero seguro, se estiraron y levitaron cerca de las mejillas de Bai Luoyin.

Bai Luoyin evitó con rapidez aquellas manos, “No te muevas.”

Las manos de Gu Hai siguieron rígidas en el aire y se quedaron ahí por mucho tiempo. Solo hasta que los movimientos de Bai Luoyin cesaron fue que las manos de Gu Hai de pronto se engancharon contra la nuca, presionando la mejilla del chico contra la suya.

El débil olor a almizcle de la crema de afeitar se entremezclo con sus respiraciones al acercarse el uno al otro. Bai Luoyin se sintió intoxicado, su conciencia se volvía algo borrosa, como si lo atrajera para que se rindiera y cediera. Pero, era solo que, con su cuerpo encorvado en una posición tan embarazosa, lo hacía sentir extremadamente incómodo. Por lo tanto, luchó para liberarse del fuerte agarre de Gu Hai.

“Tienes que limpiarte bien después de rasurarte o si no se sentirá incómodo.”

Una ardiente llama roja destelló en los ojos de Gu Hai y en un tono bajo y aparentemente áspero, sus labios dieron vida en las palabras que se liberaron.

“No es necesario, no puedo esperar más.”

Con ello, Gu Hai de pronto ejerció toda su fuerza, enganchó su brazo alrededor de la cintura de Bai Luoyin y lo jaló hacia su propio cuerpo. Entonces intencionalmente chocó su pie contra el de él. Tomándolo por sorpresa, Bai Luoyin perdió su balance, tropezando y cayendo al frente. Gu Hai permitió que el cuerpo de Bai Luoyin chocara pesadamente contra el suyo. No le dio nada de tiempo para responder o incluso la ligera oportunidad de tomar represalias, ya que simplemente estrechó su rostro entre sus cálidas manos y... lo besó.

Una vez que sus labios se tocaron, chispas de electricidad hicieron erupción y una hermosa danza se produjo dentro de los límites de aquel espacio sellado. En ese momento, sus respiraciones de hicieron más intensas, la impaciencia se adentraba más y más en sus ansiosos labios.

Al inicio fue Gu Hai cuyos labios se aferraron con seguridad en los finos labios de Bai Luoyin, probándolos, jugueteando y mordisqueándolos, poco dispuesto a liberarlos de su propia boca hambrienta. Pero después, era la lengua de Bai Luoyin la que se extendía, medía la lengua de Gu Hai con la propia y la empujaba dentro de su ardiente cavidad en espera. El corazón de Gu Hai se detuvo, el simple contacto entre sus lenguas le enviaba espasmos por todos sus nervios, sacudidas que hacía que todo su cuerpo temblara en éxtasis.

Como dos niños hambrientos que no había ingerido nada en varios días y en el momento en que ven el pecho materno, se aferran a él como si su vida dependiera en ello. Continuando mordisqueando, sujetos sin separarse a aquellos preciosos pezones hasta que aquellas gandulas aureolares producían el líquido necesario para mantener la vida, mientras seguía mezclándose y derritiéndose con su saliva.

Es como cuando el sabor del recuerdo, de la perdida... y la espera de ver de nuevo lo que se es valioso, ha alcanzado su cúspide.

Profundizaron el beso, se deleitaron con el sabor de otro mientras sus lenguas se entrelazaban y luchaban. La necesidad de conocer y explorarse entre sí era una garantía... una garantía de que existían en este tiempo y espacio, juntos.

Por largo tiempo, sus manos se buscaron en agonía, y fue solo cuando firmemente se sujetaron que su búsqueda terminó.

La separación, era un asunto doloroso... terriblemente tortuoso, sin embargo, trivial. Pero si nunca sientes la separación, jamás experimentaras el profundo sentimiento del amor que tienes por alguien.

Dando como resultado, te extraño... hace tanto que no te veo.

En cada noche solitaria.

Bajo cada manta fría.

Solo entonces, me di cuenta, de lo mucho... que te necesito.

Bai Luoyin gradualmente fue deteniendo sus acciones. Lenta y deliberadamente, y sin embargo algo renuente, movió su rostro lejos del de Gu Hai. Entonces acurrucó su propia desordenada cabeza en la cavidad del hombro de Gu Hai. Sus pulmones gritaban y le señalaban la necesidad del oxigeno, por lo que lentamente y sin prisa, respiró, con algo de dolor. Inhalo y exhaló. Inhaló y... entonces, sus ojos se abrieron al darse cuenta de que miraba directamente a la movediza manzana de Adán de Gu Hai.

Gu Hai inclinó ligeramente su cabeza hacia un lado, fingiendo enojo mientras miraba hacia abajo a Bai Luoyin, con sus cejas que parecían haber sido tejidas juntas, creando aquellas pequeñas líneas que se posaban ignorantes entre ellas. El tono de su voz estaba impregnado con la queja de alguien que está por afrontar la muerte.

“Todo este mes, ¡me has torturado casi hasta la muerte!”

Finalmente, había sido hoy, el día en que Bai Luoyin llegó a entender y tener mayor compresión del significado del proverbio, ‘el villano demanda a su víctima antes de que el mismo sea sentenciado’.

Su suave y tierno rostro, el cual normalmente era raramente visto, de inmediato se tensó en consternación, la frustración era claramente evidente a lo largo de las líneas de su semblante escultural.

“¿Tienes el maldito valor de decir que fui yo? ¿Quién tiene la jodida culpa de ello?”

Gu Hai pensó al respecto... la causa del pasado que afectó los eventos de hoy y posiblemente del futuro. Pero incluso entonces, no pudo encontrar nada que pudiera ponerlo en una situación ventajosa.

En última instancia, no tenía más opción que admitirlo, “Cúlpame.”

Bai Luoyin fríamente gruño, ¡hump! Antes de que sus manos se cerraran en un puño y cruelmente chocara por un momento contra la boca del estómago de Gu Hai.

Gu Hai tomó la oportunidad, se apoderó de las manos de Bai Luoyin y las aseguró con las suyas. Entonces jaló una mano cerca de sus temblorosos labios y con suavidad la besó. Incluso entonces, su corazón seguía un poco inestable ya que latía de forma continua dentro de la cavidad de su estrecho pecho.

“Incluso si soy culpable, no debiste haber sido tan cruel y desalmado, ¿cierto? Dijiste rotundamente que no me verías más y realmente no lo hiciste... dijiste que caminarías por las calles con alguien más, y realmente lo hiciste. Hemos estado separados por mucho tiempo, ¿no fue esto siquiera un poco insoportable, un poco doloroso para ti también?”

Bai Luoyin jaló su mano de vuelta y se sentó en vertical, “Incluso si tengo dolor o no puedo soportarlo, ¡seguiré sin dejar que lo veas!”

Gu Hai se sentó, ambos brazos rodearon por detrás la figura de Bai Luoyin. Lo abrazaba con gran cuidado mientras que su pecho se apoyaba devotamente contra él. Su barbilla hizo su camino sobre el hombro de Bai Luoyin, permaneciendo cómodamente ahí.

Y con gran interés, preguntó, “¿En qué forma sufriste? Cuéntame.”

“¿Qué hay que decir al respecto?” Bai Luoyin se molestó, estaba algo enojado.

Los seductores labios de Gu Hai lentamente acariciaron la nuca de Bai Luoyin, antes de decir suavemente, “Quiero escucharlo.”

Su provocativa voz y el calor que emanaba de entre sus labios, hicieron que el cabello en el cuelo de Bai Luoyin se erizara.

“Sabes, eres una persona despreciable. Siempre tomas con placer el dolor y sufrimiento de otra persona.” Bai Luoyin también le recordó su anterior declaración, “Incluso dices que soy cruel y desalmado, ¿soy más desalmado que tú? Tú tienes a dos soldados para que golpeen sin descanso. Así que dime, ¿cuánto he sufrido? Si eso te hubiese pasado a ti, ¿cómo te sentirías?”

Solo debido a un malentendido, la persona que usualmente mostró la mayor consideración y tomó el mejor cuidado de ti, en realidad te golpeó cuando dijo que lo haría... en cada ocasión que Bai Luoyin pensaba en sobre este asunto, por un momento un ataque de enojo consumía su mente.

Gu Hai de inmediato enderezó su cuerpo, su mirada se encontró con la de Bai Luoyin, mientras que un sentido de arrebato urgía la expresión en sus ojos.

“Tengo que explicarte este asunto. Es cierto, les di órdenes a aquellos soldados, pero absolutamente no les indiqué que te atacaran. Ellos malinterpretaron mis intensiones y pensaron que la persona que me gustaba era Shi Hui. Por lo que al ver a los dos siento tan íntimos, ellos solo...”

Bai Luoyin sintió como si dos caquis se hubieran estrellado contra su cráneo. Su corazón se sentía algo molesto. ¿Cómo le llamas a esto? Era como si hubiese sido arrastrado por ninguna razón mientras paseaba en la calle, y entonces ser arrastrado a la estación de policía, para terminar encerrado. Antes de que lo supieras, habías sido golpeado todo el día y la noche, solo para que a la mañana siguiente te dijeran que habían atrapado a la persona equivocada...

La cara de Bai Luoyin se oscureció mientras se levantaba y bajaba del sofá. En silencio regresó a la cama.

El corazón de Gu Hai también se sintió atormentado.

“Sé que soy un cretino por eso. Después, cada vez que pensaba en ello, me sentía especialmente abrumado, pero en ese momento, por el bien de ventilar mi propio enojo egoísta, apreté los dientes y me detuve de ir a verte. Mañana regresaré a la base militar. Aún hay algunas cosas que tengo que traer de vuelta. Ven conmigo. Llamaré a esos dos soldados, puedes castigarlos como tú quieras. ¿Qué piensas?”

Bai Luoyin lanzó una mirada mortal a Gu Hai, “¡Tu eres la persona que se debería castigar más!”

Gu Hai se recostó en la cama y se estiró. Sus cuatro largas y esbeltas extremidades sobresalían en todas direcciones. Miraba absorto y con obsesión la atractiva apariencia de Bai Luoyin.

“Ven, puedes castigarme siempre que quieras.”

Bai Luoyin no le puso atención, simplemente se adentró en la manta.

Gu Hai usó su pierna para acercar a Bai Luoyin, “Te doy tan buena oportunidad y eliges no apreciarla.”

La indolente voz de Bai Luoyin fue transmitida desde el interior de la manta, “Olvídalo, solo deja que quede en el pasado. Yo también estaba equivocado. No necesitamos culparnos. Veamos cómo serán tus acciones más adelante.”

Imitando la acción de Bai Luoyin, Gu Hai también se adentró en la manta. Entonces colocó su mano detrás del hombro de Bai Luoyin.

El sonido de la voz de Bai Luoyin estalló en la habitación cuando le dio una advertencia, “Duerme.”

“¡No estaba pensando en hacer otra cosa!”

Mientras Gu Hai dijo esto, sujetó todo el cuerpo de Bai Luoyin y lo hizo girar, así su cara estaba frente a la suya. Sus manos se colaron por la cintura de Bai Luoyin mientras lo abrazaba con cariño. Perfectamente satisfecho, cerró sus ojos.

Había sido más de un mes...

....y esta era la primera noche de sueño tranquilo para ambos.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: sae-han01 @ Wattpad / Tumblr

Anotación del 16/07/09: El capitulo 138 es una JOYA!!!! Desde que comencé a trabajarlo me he reido como desquiciada xD. Ahh! ya quiero terminarlo y mostrarselos! Se agradece este tipo de ambiente. Y el 139 sigue la misma línea... owo! pronto, pronto lo leerán, se los prometo! ♥

15 comentarios:

  1. Hermoso, hermosoooo!! Quedare tachada de psicopata por sonreir como desquiciada al leer esto 7u7

    ResponderEliminar
  2. Quiero más y más y....más!!!! Jajajaja me doy cuenta que si yo fuera la escritora de esta historia...la mayor parte del tiempo tendria a nuestros protas en la cama jujujuju♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Tengo una duda...
    Cuando GH le dice a BLY ven y castigame cuando quieras...entiendo que se estira en la cama ofreciendose para que BLY este arriba? Es decir para que se lo haga en compensación por lo que pasó? Lo entendi bien?
    GRACIAS!!! ESPERANDOO CON ANSIAS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa parte no le encuentro el sentido sexual, a mi punto de ver ya que están hablando sobre como los soldados le dieron la golpisa a BLY, entonces siguiendo la misma linea de pensamientos, GH lo que hace es decir, anda ven y "pegame" (y seguramente más en broma, porque sabe que BLY no lo haría)... pero bueno, si quieres también puedes verlo como en el cap. 115 en donde GH se tiende y le dice que no se opone a que lo haga BLY...
      Pero insisto, ambos están cansados, la verdadera revancha de BLY llegará a su tiempo :)

      Eliminar
    2. Ayy si me dices que la revancha llegará...me emocionoo un montón!! Jajaja ♡♡♡ Mil gracias por la aclaración!

      Eliminar
  4. Asdsdjdhdkdjaj*-------------* por fin todo bien estaba esperando este capitulo:DDDD Ojala que no ocurran mas problemas entre ellos de ahora en adelante:( mi corazon no puede mas con su dolor(?) espero el siguiente^----^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrán muchas cosas buenas por delante!! :)

      Eliminar
  5. 😍😍 gracias por sus esfuerzos!!! Estoy encantada con esta parejita!!!

    ResponderEliminar
  6. Siento que el personaje de gu hai es desequilibrado es doloroso, pero, no puedo evitar sentir amor por el... Sera porque nos enamoramos de esas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan celoso, posesivo y explosivo! pero a la vez tan lindo y dedicado... pfff causa sentimientos contradictorios!

      Eliminar
  7. Está hermooooso este capítulo。。。 hasta yo descansé de tantos altibajos para el corazón(*^-^*)

    ResponderEliminar
  8. Creo que en este capítulo volvimos a la historia que todos amamos. No obstante, sigo traumada con lo que pasó. Pienso que a la autora le dio un ataque de locura momentánea cuando escribió ese maldito capítulo y en este recuperó la cordura.
    GRACIAS Siboney69 por tu dedicación y esfuerzo en traducir esta obra. Ojalá que tenga un final feliz. <3 <3 <<<3

    ResponderEliminar
  9. guao este cap me hadejao caliente muy caliente que bueno que mis tortolos ya se ha reconciliado he vivido el tormento junto aellos ... ese mes de tortura jajajaja

    ResponderEliminar