9 de julio de 2016

Capítulo 132: Un hijo adulto, tampoco puede ser retenido en casa

*El presente capítulo ocurre después de la primera temporada de la web serie.*

Era casi mediado de mes y las calles, alguna vez cercadas de tranquilidad, al final comenzaron a animarse con ruido y emoción. Una vez que se elevó el sol temprano en la mañana, Bai Luoyin y Yang Meng se apresuraron hasta la entrada de la calle principal, la cual había sido ataviada por completo con las características tradicionales del mar de decoraciones y linternas chinas. A medida que avanzaban sus ojos absorbían el vivido escenario. Se encontraron con distintas actuaciones de ópera china tradicional, espectáculos de magia, acrobacias... incluso las distinguibles particularidades de los viejos vendedores de Beijing, que fuertemente transmitían y anunciaban sus productos.

Cuando el radiante sol se elevó en su punto más brillante e iluminó toda la calle, la multitud de personas se reunieron, felizmente veían y aplaudían el espectáculo del baile del león y el dragón el cual desfilaba en la calle con toda su magnificencia.

Sus ojos estaban deslumbrados por el interminable manjar de delicias dispuestas frente a ellos, cosquilleando los cinco sentidos que enmarañaban sus papilas gustativas. Esta exhibición de hecho era un banquete para sus hambrientos ojos. Siendo así, Bai Luoyin y Yang Meng no podían dejar que sus estómagos sufrieran en tal agonía. Por lo que, con el fin de curar su hambre, avanzaron por la calle y probaron distintos tipos de cosas como fuese posible hasta que sus estómagos alcanzaron su máxima capacidad y se asentó la satisfacción.

“Oye, esas linternas de por allá con adivinanzas, si las respondemos correctamente, hay un premio,” proclamó Yang Meng con emoción.

Bai Luoyin, seguido de cerca por Yang Meng, echó un vistazo de cerca a las adivinanzas.

Ante él había una enorme placa con un papel rojo pegado encima. Una retahíla de adivinanzas estaban escritas con un trazo muy marcado sobre cada hoja de las linternas de papel; los poderosos trazos que penetraba cada caracter era visiblemente encantador.

La regla en la placa decía: Todos aquellos que adivinen correctamente recibirán una bola de arroz glutinoso en sopa dulce o un dumpling. Mientras más adivines correctamente, más recibirás, pero una vez que adivines mal el juego termina. No hay segunda oportunidad.

Cuando fue el turno de Bai Luoyin, respondió las dos primeras adivinanzas con mucha facilidad. A Yang Meng, quien estaba a un lado, se le dio la responsabilidad de sostener los premios. Una vez que estos estuvieron al alcance de su mano, nadie podía quitárselos. Pero hacia el final, tenía tantos apretujados contra su pecho y ambas mano apenas y podían sostenerlos.

La vergonzosa preocupación se abría paso en el pálido rostro del dueño del puesto. Si esto continuaba así, en menos de cinco minutos todas las adivinanzas serían resueltas tarde o temprano.

Bai Luoyin continuó, “La quinta adivinanza de la tercera fila, ese dicho es, ‘Una multitud de buenos amigos reunidos.’”

La chica a cargo de verificar todas las respuestas se veía extremadamente aterrada mientras decía, “incorrecto” con una voz muy baja, casi inaudible.

El dueño del puesto, quien ya se había adelantado a un lado, interrumpió y en voz alta y en un tono agudo, bramó, “¡Mal! ¡Siguiente!”

“¡Eso es imposible!”

Bai Luoyin firmemente creía en su respuesta. No había duda en su mente, había respondido correctamente. Tomó el libro de la chica y como esperaba, con solo un vistazo verificó su respuesta.

“¿Es en serio, cómo puede ser así? Obviamente respondimos correctamente ¿y aún así tiene el descaro de acusarnos de estar equivocados? O es que, ¿no puede darnos nuestros premios?” vociferó Yang Meng, usando la fiereza de Bai Luoyin para hacer alarde de su momentánea superioridad.

Al final, el mismísimo dueño del puesto salió. Con una sonrisa adornando sus labios, confrontó a Bai Luoyin y a Yang Meng.

“Es el Festival de las Linternas, un día muy auspicioso. No es que no podamos darles sus premios, es solo que animamos a más personas a participar y que puedan lograrlo también. Dos hombres atractivos como ustedes, se que ambos son estudiosos y expertos en responder estas adivinanzas. Quieren los premios y pueden obtenerlos fácilmente. Pero el punto crucial, aquellas personas que están esperando pacientemente a un lado. ¿También les darán una oportunidad de ganar algún premio cierto?”

Bai Luoyin se rió con esta declaración y se dio la vuelta para salir del lugar, con la dignidad de un caballero envolviendo su figura.

“Espera un segundo, ¡toma esto!”

Después de escuchar a alguien llamándolo, Bai Luoyin se giró. Con gran agilidad, hábilmente atrapó el paquete que le fue lanzado en su dirección por alguien del otro lado.

Después de mantener el equilibrio, finalmente vio claramente lo que era. Yang Meng no pudo evitar gritar alarmado, “¡Esos son unas enormes bolas de arroz glutinoso! ¿Si quiera... si quiera están cocidas?”

Los ojos de Bai Luoyin se aturdieron, la melancolía le congeló la sangre que alguna vez adornó sus pintorescas facciones.

Un recuerdo cruzó por su mente, y ahogó los fuertes sonidos de las calles.[1]

Una vez que el anochecer se abrió paso, todas las luces de la calles se encendieron. Juntos, Bai Luoyin y Yang Meng, estaban de pie en la esquina de la calle. Por mucho tiempo, de nuevo admiraron y se complacieron con la belleza de todas las luces que iluminaban la calle; pintando una perfecta ilustración del festival en toda su gloria y magnificencia. Después se hicieron camino de regreso a casa con el regocijo ya infundido profundamente en sus corazones.

Para la hora en que Bai Luoyin llegó al patio de su casa, la comida ya estaba preparada y todos esperaban pacientemente a que llegara. Una vez que Meng Tong Tian vio su figura aproximarse, sacó una silla y le hizo señas para que rápidamente se sentara.

“Ven, ven, ven, la cena ya está lista.”, anunció en voz alta Bai Han Qi, la emoción se entremezclaba con su voz, con su sonrisa característica deslizándose por las esquinas de sus labios.

Todos levantaron sus vasos, independientemente de si era licor o una bebida suave, primero brindaron entre sí antes de intercambiar alguna palabra.

“Come, come.”

“Espera, debemos comer primero los dumplings de arroz glutinoso.”

“¡Es cierto! No hace falta decir que nuestro Tong Tian es el más inteligente.”

Toda la familia rodeaba la mesa mientras comía y platicaba felizmente al mismo tiempo. Sus caras estaban llenas hasta el borde de felicidad y los eventos pasados de los pocos preciosos días no afectaron su estado de humor ni siquiera en lo más mínimo. Era como si se hubieran puesto de acuerdo mutuamente en sellar sus labios y enterrar esos desafortunados eventos. Era el último día del mes lunar, hacía mucho habían resuelto solo hablar sobre cosas alegres y estaban decididos a perpetuar la felicidad y harmonía hasta el último minuto, último segundo de ese año.

Bai Luoyin con calma y en silencio veía todas las caras sonrientes. Los escuchó contándose entre sí alegres historias, comer empapados dumplings dulces, y pronto una fuerte calidez se infiltró en el fondo de su corazón.

Era lamentable que tuviera ese tipo de madre, pero era lo suficientemente afortunado en tener tal maravillosa familia que lo perdonaba y amaba profundamente.

Un reflejo brillante de lágrimas en la luz centelleó en aquellos ojos oscuros de Bai Luoyin. Las alejó, las sacó de su vista antes de bajar sus palillos y salir.

Tía Zhou notó que Bai Luoyin se había ido, así que le dio un codazo a Bai Han Qi y le preguntó,
“¿Por qué hoy Yin Zi comió tan poco?”

“Iré a echar un vistazo.”

Bai Han Qi siguió la sombra de su hijo.

Bai Luoyin regresó a su habitación, simplemente recogió algunas cosas y las arrastró a su equipaje. Una bolsa de bolas dulces de arroz glutinoso que había ganado antes, estaban fuertemente sujetas en su mano, mientras abría la puerta y se dirigió hacia afuera.

Bai Han Qi se plantó frente a la puerta, mirándolo con asombro. Sus ojos siguieron ahogándose en asombro mientras Bai Luoyin se acercaba.

“¿A dónde vas tan tarde en la noche?”

Bai Luoyin en silencio permitió que su mirada alcanzara el rostro de su padre, “Papá, tengo que regresar.”

“Hoy es el quinceavo día del mes lunar, el momento en que toda la familia está junta. ¿Por qué no regresas una vez que terminen las vacaciones?”

Bai Luoyin no se movió.

Bai Han Qi miró la expresión en la cara de Bai Luoyin, sabía muy bien que sin duda se iría, pero al mismo tiempo, le instó y deseó que se quedara.

“¿Por qué no al menos terminas de comer antes de irte?”

El corazón de Bai Luoyin luchó por un segundo, una pequeña guerra estalló en lo profundo, pero su cara seguía mirando a Bai Han Qi. Y con un tono firme dijo, Terminé de comer. Por favor habla con el abuelo y la abuela, hazles saber que regresaré en dos días.”

Bai Han Qi dejó escapar un largo suspiro, su corazón estaba poco dispuesto a dejarlo ir. Sin embargo, aún así palmeó el hombro de Bai Luoyin y lo miró con comprensión, un aire de aprobación impregnó su mirada.

“Ve entonces. Aún hay toda una familia aquí, incluso con un miembro menos seguirá animado. El papá de Da Hai fue a la base militar, así que no dejes que celebre solo en casa el Año Nuevo.”

Nadie conocía mejor a un hijo que su padre.

Y sin palabras saliendo de los labios de Bai Luoyin quien permanecía indiferente. Simplemente se dio la vuelta y salió del patio.

Bai Han Qi estaba de pie contra el fuerte silbido del viento del norte viendo la sombrea de Bai Luoyin desaparecer lentamente a la distancia. Una amarga tristeza brotó en su pecho, y no pudo evitar que las lágrimas surgieran de las esquinas de sus ojos. Se dice que cuando una chica ha llegado a la madurez, ya no permanece más en su hogar, ¿cómo puede ser que un hijo adulto tampoco pueda permanecer en casa?[2]
-----

Gu Hai fue arrastrado de su sueño y tomó conciencia de su posición en el sofá. Las luces en la habitación permanecían encendidas y la ventana seguía ampliamente abierta[*]. Era incapaz de distinguir si era de día o de noche, incluso peor, el día o a hora exacta. No estaba seguro del todo, ¿cuantos días había pasado en este desconcierto y confuso estado mental?. Sus ojos, alguna vez parecidos a dos piedras de ónix, ahora vagaban sin vida hacia cada esquina de la habitación.

Todo el cuarto estaba en un completo desorden, casi como si hubiese sido reemplazado con una selva deshabitada. Botellas y botellas de licor estaban esparcidas por todas partes, cubriendo el suelo, firmemente dispuestas en la silenciosa habitación. Algunas botellas estaban llenas, otras consumidas a la mitad, y unas más completamente vacías de aquel contenido intoxicante. Mientras que unas se encontraban esparcidas por el suelo, otras permanecían en vertical... además del licor, su estómago estaba vacío de cualquier sustancia solida que era necesaria para mantener la vida. El dolor agonizante del hambre quemaba y encendía una flama en la congoja y agonía que carcomía su interior, sin descanso desgarrando cada vitalidad que alguna vez residía por dentro.

Solo cuando sus labios se apretaban contra las botellas del licor, aquel refrescante, y sin embargo, amargo sabor, fluía por su garganta y extinguía los dolorosos ataques de las fieras llamas. Permitió que el licor consumiera su conciencia hasta no poder percibir ningún sonido o emoción, y solo entonces, podía descansar su cabeza y reanudar el letargo que injustamente le había sido arrebatado.

Gu Hai se puso de pie, desde sus huesos hasta los músculos, los dos mecanismos que le permitían ser móvil le dolían concienzudamente. Arrastró sus cansados y somnolientos pies hacia la ventana, y con un movimiento rápido, corrió las cortinas, revelando la oscuridad de la noche que había devorando la ciudad. Sus solemnes ojos barrieron el paisaje. Las luces del exterior impresionaron su visión. Más que arte, más que estética, la vida presentaba belleza en miles y miles de variaciones; era de hecho, un gigantesco panorama de eternos cambios que acontecía ante sus ojos.

Las grandes multitudes de personas esparcidas por todas las calles, llevaba bajo si su inquietante sombra. Floreciendo y danzando entre las nubes que no se podían ver, en medio de la oscura noche del sudoeste, estaban los fuegos artificiales. Se elevaban más y más alto entre el vasto cielo y se dispersaban en todas direcciones antes de desaparecer en la sombra de las tintineantes estrellas...

Aturdido y desconcertado, Gu Hai cerró las cortinas, sellando la vista de las reuniones en el exterior. Su mano abrió la puerta del refrigerador, solo para encontrar que no había nada ahí. Sus ojos eran como un sistema de posicionamiento global, trazaban y seguía el piso bajo su sombra, y no mucho tiempo después, encontró una botella de vino rojo que aun n estaba abierta. Entonces rebuscó en las fisuras del sofá y encontró el sacacorchos que había escondido en secreto. Con habilidosas manos, pinchó el sacacorchos en la superficie de la botella, lo giró un par de veces y sacó el corcho. La botella besó sus desolados labios y el líquido intoxicante se precipitó sobre su lengua.

Glup, glup, glup. Bebía, pero después de dos tragos el timbre sonó de repente.

Su garganta pausó sus movimientos, prácticamente se detuvo por un instante. Pretendió no escuchar el sonido invasor, continuó forzando varios tragos más.

El timbre sonó de nuevo.

Con una actitud malhumorada, y sin embargo tranquila, Gu Hai dejó la botella de vino en una mesa de té cercana, enderezó su espalda y caminó hacia la puerta principal.

Una explosión de dolor salió disparada hasta su frente por todo el alcohol. Los diez dedos, que no habían estado activos los últimos días, se sentían torpes como si ya no fueran pate de su cuerpo. Se esforzó en girar el pomo de la puerta varias veces antes de que, de alguna forma, sin saberlo, finalmente lo logró.

Afuera estaba una figura solitaria.

Gu Hai lo miró fijamente, en blanco. Atónito.

Bai Luoyin aún vestía la misma chaqueta que había usado el día que se fue. Cargaba el mismo equipaje que antes. Y sus manos estaban enfundados y permanecían en calor por el mismo par de guantes que Gu Hai le había dado aquella Víspera de Navidad, hace todas esas semanas.

Sus manos sujetaban firmemente una bolsa de dumplings dulces, mientras que sus dos orejas rojas estaban atentas a Gu Hai.

En este momento, el tiempo se detuvo.

Ninguno de ellos dijo se dijo una palabra. En silencio se observaban mientras una corriente de inmensa emoción y pasión barría bajo ellos y los rodeaba.

Finalmente, Gu Hai se acercó, cada paso disminuía la proximidad entre ellos. De pronto jaló a Bai Luoyin hacia él, lo sostuvo con fuerza entre sus brazos y lo atrapó en su calidez sin fin.

Nadie puede describir aquel sentimiento de cuando recuperas todo lo que has perdido. Esa sensación era la misma que engullía, poseía y abrumaba a Gu Hai en cada momento. Esto torturó y continuó atacando su corazón, haciéndolo tambalear hasta el punto del colapso. Como si en cualquier segundo, el borde del acantilado fuese a desmoronarse, enviándolo en un pozo sin fin.

Nadie puede poner en palabras o incluso llegar a comprender lo que Bai Luoyin sentía en ese preciso momento, que tan valioso... que tan preciado era Gu Hai para él.

Gu Hai envolvió su brazo con firmeza alrededor de la espalda de Bai Luoyin, como si fuese a incrustarlo en su propio cuerpo, mientras que con la otra le acariciaba la nuca. Con su rostro ligeramente vuelto a un lado, sus fríos labios acariciaron suavemente el borde exterior de la oreja de Bai Luoyin, permitiéndose tomar consuelo de su calor corporal.

Originalmente, el corazón de Bai Luoyin estaba bastante calmado. Incluso cuando presionó el timbre ni siquiera tenía algún sentimiento o expectativa en especial que pudiese ser identificada. Pero una vez que Gu Hai lo abrazó con tal intensidad, todo tipo de emociones revolotearon a la superficie. Chispas de electricidad estallaron por todo su cuerpo, encendiendo sus nervios y encerrándolo en un sentimiento que no podía describir.

Después de lo que parecía una eternidad, Bai Luoyin habló primero.

“Gu Hai, voy a recordar esto, me debes una.”

El cuerpo de Gu Hai se tensó por un segundo, entonces momentáneamente liberó a Bai Luoyin y expresó una firme resolución.

“¡Te lo pagaré!”

Con una sutil sonrisa, Bai Luoyin casi se sintió aliviado, instó a Gu Hai a que metiera sus pertenencias.

Gu Hai miró hacia abajo y notó la bolsa en las manos de Bai Luoyin, entonces preguntó, “¿Qué es esto?”

“Bolas de arroz glutinoso, las gané respondiendo correctamente todas las adivinanzas en las linternas.”

Gu Hai tomó la bolsa y miró el reloj digital que colgaba en la pared. Fue solo entonces que se dio cuenta de que era el día del Festival de las Linternas.

Por un momento se sintió extremadamente conmovido. Una punzada de felicidad se manifestó dentro de su alma.

“Entonces, déjame hervirlas, solo tienes que sentarte aquí y esperar.”

Después de decir esto, se apresuró a la cocina. Y justo cuando estaba por abrir el gas de la estufa, sus ojos vieron a Bai Luoyin que se había unido al interior.

“Te advierto. Será mejor que trates de cocinarlas bien una sola vez. Si continuas probándolas y tirándolas, no quedará para que comamos.”
-----

N/T: [1] Esto recordó a Bai Luoyin cuando Gu Hai cocinó dumplings para él, y antes de dárselas, las revisaba para ver si estaban bien cocidas o no.

[2] Esto refiere a cuando una chica se casa y se muda para vivir con su esposo.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: sae-han01 @ Wattpad / Tumblr

Anotaciones del 16/07/08: ¡Por fin! después de laaaaargas sesiones de traducción pude terminar el capítulo 137 *crying* ;___; Hay veces que odio tanto estos capítulos... ¿por qué tienen que ser tan largos? ¿por qué la trad. en inglés tiene que usar palabra tan difíciles (y/o metáforas)? T____T *rodando en una esquina*
Una vez que lo haya revisado una segunda vez, le haya dado formato (y demás), le pondré una fecha para subirlo (misma que verán en la barra derecha como los otros). Ya mañana (hoy, cuando lean esto –jaja-) que esté más despierta los leeré y actualizaré el wattpad.
Saludos a todos y feliz lectura ♥

*se va cantando a Bunbury* ♫♪Hoy no estoy para nadie, deje conectado el contestador...♪♫

19 comentarios:

  1. Estaba esperando este capitulo😍😍 desde que no lo vi ayer ya me estaba preocupando jsksjd este capitulo fue perfecto por dios estaba esperando su reconciliacion<33 y encima fue tan tierno<3 espero el proximo y gracias por tu esfuerzo:DDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutalo!
      Su reconciliación no pudo ser más hermosa ♥

      Eliminar
  2. También espero con ánimo el próximo capítulo.
    Gracias por tu buen trabajo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto, pronto! y se vienen capitulos muy buenos *^*!!!

      Eliminar
  3. Esas partes donde te sientes en la piel de los protagonistas y te ries sola hahaaha hermosoooo hoy dormire feliz y sonriente :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa también!! Río y lloro con ellos!
      Y felices sueños :P jaja

      Eliminar
  4. Por fin! Se me han puesto los pelillos de punta con ese abrazo! Esperando los próximos capítulos!! MIL GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar
  5. Quiero agradecerte x poder entregarnos la serie traducida, yo llegué a ella vía web serie, me desanime al saber de su cancelación y no sé cómo te encontré en wattpad de allí anoche descubrí tu blo y me leí los capítulos restantes.... En realidad me los devore.... Infinitas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja que bien!! Sigue disfrutandolos! Aun queda mucho que leer de este par ♥!

      Eliminar
  6. Gracias por tu trabajo, me iba a dar algo si no se reconciliaban, ame este capitulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por nada! ya era justo algo de tranquilidad y dulzura en la historia ;)

      Eliminar
  7. Acabo de econtrarla traduccion de esta hermosa historia ,gracias por traducirlo soy una gran fan de esta historia espero con muchas ganas el proximo capitulo,porfavor subelo ya xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está, y espera los siguientes ^^!
      Gracias a ti por leerla!

      Eliminar
  8. Lo leí el 130/131 y 132 en mi trabajo, casi hacen que me echen!! Lloré y casi rompo todo y sinceramente tuve que leer este capítulo como 5 veces antes de caer... Terminé el día muy feliz!! :3

    MUCHAS GRACIAS POR HACER DE ESTA PERSONA FELIZ TRADUCIENDO ESTA HERMOSA NOVELA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja más cuidado! Que no te atrapen! :P
      Awww y gracias por tu comentario, espero sigas disfrutando la historia!

      Eliminar
  9. No me voy a cansar de dar gracias por haber encontrado tu sitio. Estoy realmente feliz, no duermo por leer los capitulos. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu por compartir con , nosotros los adictos esta hermosa novela te lo agradecemos mucho haces nuestros dias entretenidos y muy felices.

    ResponderEliminar
  11. que emocion que encuentro y lo mejor que fue el propio bly quien busco a Gh primero

    ResponderEliminar