5 de julio de 2016

Capítulo 130: No presiones a las personas con tanta fuerza

*El presente capítulo ocurre después de la primera temporada de la web serie.*

En los cinco días que Bai Luoyin estuvo fuera, la casa de la familia Bai se encontró en un caos. La confusión aplastó a la familia en un estado totalmente lamentable.

Inicialmente, Jiang Yuan ya se había hecho cargo de todas las formalidades necesarias para enviar a Bai Luoyin al extranjero. Constantemente se había puesto en contacto con la escuela en el exterior, intentando mantener un vínculo estrecho con ellos. Esto fue realizado con el fin de asegurar que todo fuera sin problemas de acuerdo al metódico plan de que ella había puesto en acción.

Aún más, Jiang Yuan también había buscado a Bai Han Qi y le comunicó sus pensamientos sobre este asunto. Bai Han Qi, por el contrario, no estuvo ni de acuerdo ni en desacuerdo con sus opiniones. Él solo le condecía que debía respetar las decisiones de su hijo.

Pero... cuando llegó el momento crítico, Bai Luoyin no fue visto en ninguna parte.

Él no fue encontrado en ningún lugar.

Ella le había preguntado a Shi Hui, pero esta había dicho que no sabía. Le había preguntado a Yang Meng, pero tampoco tenía idea. Y entonces, como último recurso, la idea de preguntarle a Gu Hai apareció en su cabeza. Pero al final, descubrió que Gu Hai también había desaparecido.

Por último, Jiang Yuan acarreó no solo sus quejas, sino también, su enojo y resentimiento hacia la familia Bai; dirigiendo y ventilando su molestia por todas partes.

Ella insistió, una y otra vez, que Bai Han Qi debería abandonar la idea de mantener escondido en secreto a su hijo, y que lo trajera de vuelta. Sin importar cuantas veces Bai Han Qi le explicara que realmente no sabía el paradero de Bai Luoyin, ella se negó a escuchar.

Sus tiránicas acciones seguramente no terminaron ahí. Amablemente se encargó de tomar la iniciativa de llamar a la policía a la casa Bai, e intentar arrastrar a Bai Han Qi a la estación de policía para encerrarlo.

La angustia socorría a quien fuera que se cruzara en su camino.

No mucho después, un estado de pandemonio arrasó, cínicamente, sobre la alguna vez tranquila residencia y permaneció inmóvil ahí. Con tal extremo ruido y confusión, Bai Han Qi ni siquiera tuvo la oportunidad de entrar propiamente a la casa cuando la Abuela Bai fue llevada al hospital.

Las sospechas de Jiang Yuan continuaron albergando su mente.

Ordenó que varios hombres la ayudaran. Un grupo fue enviado a seguir muy de cerca los pasos de Bai Han Qi, y al resto se le ordenó que estuviera en la casa Bai. Permanecieron en la sombra de la entrada y se mantuvieron observando por alguna señal de la reaparición de Bai Luoyin.

Todo el día, dentro y fuera, Jiang Yuan continuó causando estragos en cada lugar que pisaba, tanto que incluso los vecinos, todos, estaban irritados; molestia y cansancio era claramente visible en sus rostros.

Cada día, por alrededor de tres a cinco veces, el sonido de la sirena sonaba por los alrededores. Una señal de que pronto aquellos sonidos se detendrían precisamente en su vecindario, justo frente a sus casas. Cuando se presentaba al medio día, pasaba de largo; cuando la noche se aproximaba, resonaba alrededor, el sueño se alejaba de los ojos de todos. Una siesta al medio día, una buena noche de sueño, en realidad estaban fuera de cuestión.

El Año Nuevo apenas había comenzado y el corazón de todos ya estaba consumido por el miedo. La época en que normalmente se celebra había sido cubierta de ansiedad, como una inquietud los siguiera muy de cerca.

¿Es que Bai Han Qi no quería encontrar a Bai Luoyin? Vamos, ¡él estaba aún más ansioso que Jing Yuan! ¿Pero qué de que servía estar ansioso? Ambos, la desaparición de Bai Luoyin y Gu Hai había ocurrido al mismo tiempo. Lo que era más importante, nadie se podía poner en contacto con ninguno de ellos. Incluso si quisiera encontrarlos, ¡no podía!

Dentro de poco, sería el quinceavo día del primer mes lunar[1]. Mientras que todos los demás salían a comprar yuan xiao[2], Bai Han Qi por otra parte, ni siquiera tenía un segundo para detenerse y respirar apropiadamente.

Todos los días asignaba un lapso de tiempo en el cual iba al hospital. Afortunadamente Tía Zhou estaba ahí para cuidar de la Abuela Bai, o si no, ni siquiera habría tenido el tiempo para salir y atender otros asuntos.

Cuando regreso a casa, tuvo que defenderse contra aquel grupo de ‘bandidos’ que habían creado disturbios y causaron problemas en los alrededores. De esta forma, también podía disculparse con los vecinos.

Pero lo único que lo había disgustado, casi hecho enojar en cierta medida, no era ningún otro que Bai Luoyin.

*/¿Cómo pudo irse simplemente de esa forma y ni siquiera hacer una llamada?/*

De hecho, esto también se debía a la negligencia de Gu Hai. Ya que todo había pasado tan de pronto, una cosa tras otra, él se había olvidado de ponerse en contacto con Bai Han Qi.

Bai Luoyin había pensado que cuando estuvo en estado de inconsciencia, Gu Hai ya había creado una mentira para ocultar la verdad de Bai Han Qi. Por lo tanto, no pensó que fuese necesario ponerse en contacto con él.

Temprano en la mañana, Bi Han Qi tomó algunos youtiao[3] y los metió a su bolsillo antes de salir volando de inmediato por la puerta principal. Quería tener un inicio temprano en el hospital, por lo que más tarde cuando regresar a casa, aún habría suficiente tiempo para salir y buscar a su hijo.

Finalmente llegó a la entrada del callejón, pero fue interceptado por Jiang Yuan.

En el último par de días, Jiang Yuan había sido inmensamente molesta. Su fuerza ya se había agotado por el enojo que la consumía y por el alboroto que había provocado. Por otra parte, estaba abrumada por la preocupación sobre el paradero de su hijo.

“¿En dónde está Yin Zi?”

Cada día, sin duda, Jiang Yuan le hacía a Bai Han Qi esta pregunta. Si no era cara a cara, entonces hacía una llamada telefónica.

Incluso si el humor de Bai Han Qi era realmente bueno, sin dudarlo se ponía irritado si Jiang Yuan le hacía esta pregunta una y otra vez.

“Ya te dije, no está en casa. También lo estoy buscando. ¿No has hecho suficiente ya? ¿No lo has hecho?”

“No, ¡yo no!” Jiang Yuan usaba su bolsa para atacar a Bai Han Qi, “¿Apenas lo estás buscando ahora? ¿Qué has estado haciendo los días pasados? ¿Qué hiciste el primer día que se fue mi hijo? ¡Definitivamente eres la causa de esto! ¡Tú y aquella mujer debieron habérselo hecho difícil y lo echaron!”

“Entonces ¿cómo es que Da Hai no está por aquí? ¿Se lo hiciste difícil y lo corriste? ¿Huh?” Los ojos de Bai Han Qi estaban bien abiertos, el calor se había impregnado en su interior mientras miraba con enojo a Jiang Yuan.

La cara de Jiang Yuan estaba fuera de sí, con tal disgusto mientras cambiada de un color a otro. Ella arrojó su bolsa de marca, de miles de dólares o más, al piso. Su respiración pesada estaba empapada por el odio, sin permitirle dejar escapar palabras de sus labios.

Bi Han Qi, cuyo rostro estaba pálido de furia, permitió que sus ojos mantuvieran su enfoque sobre Jiang Yuan, “Él ya tiene 17 años, prácticamente 18. Si realmente quiere irse de casa, tiene la habilidad de proveer y cuidar de su propia vida. ¿Es necesario que causes tantos problemas?”

“Bai Han Qi, ¿te estás escuchando a ti mismo? ¿Es sensato decir esas palabras?” El hermoso rostro de Jiang Yuan se había distorsionado debido a la furia que la había embrujado, “¿Por quién tomas a mi hijo? ¿Un cerdo confinado en tu pocilga familiar? ¡Lo alimentas cada vez que quieres y entonces lo encierras cuando te plazca! ¿Qué le has enseñado después de todos estos años? ¿Has visto en lo que se ha convertido ahora? Es frío, indiferente, sin corazón y no conoce sus propias malas acciones... ni siquiera reconoce a su propia madre biológica.”

Bai Han Qi sacó el youtiao y lo arrojó al suelo. En un ataque de ira, la maldijo, “¡Eso es por tus propias malas acciones!”

Después de que aquellas palabras salieron de su boca, Bai Han Qi se dio la vuelta, teniendo toda intención de irse, pero Jiang Yuan se adelantó hasta él e intentó bloquearlo. Sin pensarlo, Bai Han Qi la empujó a un lado. Ella se tambaleó y cayó al suelo.

Dos hombres jóvenes de inmediato salieron del coche y empujaron a Bai Han Qi dentro del vehículo.

El cabello de Jiang Yuan era un completo desorden. Con los ojos llenos de lágrimas, gritó, “No lo lastimen, o de lo contrario mi hijo tomará mi vida.”
---------

Bai Luoyin llegó a casa alrededor del medio día. En el momento en que entró, encontró las cosas bastante extrañas, fuera de lugar. Ni una sola alma estaba en casa. En este preciso momento, incluso el Abuelo y Abuela Bai, quienes siempre estaban encasa, no se podían encontrar; sus sombras habían desaparecido de su lugar habitual. A Lang estaba en su jaula, ladrando con furia. Bai Luoyin se acercó y le acarició la cabeza. Después de que A Lang se calmara un poco, este miraba hacia la puerta principal y comenzó a ladrar como loco de nuevo. Continuó ladrando y arrojándose dentro de la jaula al mismo tiempo.

Bai Luoyin se levantó, sus ojos se fijaron en la puerta principal. Justo al salir, vio tres sombras mirando al lado oeste y alejándose.

*/¿Qué está sucediendo?/*

Mientras estaba sumido en sus pensamientos, Tía Zhang, una de sus vecinas, se aproximó desde el lado este.

En el momento en que los ojos de Tía Zhang se posaron sobre Bai Luoyin, estos de pronto se ampliaron, la sorpresa estaba escrita en su rostro. Enseguida, sacó su brazo, mirándolo al hombro le pegó dos veces.

“Tú... ¡pequeño sinvergüenza! Incluso si te vas a jugar ¿cómo puedes no decir algo, eh? Los dos últimos días tu papá ha estado buscándote por todas partes. Está por enloquecer ahora. Tu abuela estaba tan ansiosa que fue hospitalizada.”

Todo el color en la cara de Bai Luoyin se había esfumado. Rápidamente sacó su teléfono y le dio una llamada a Bai Han Qi, pero nadie contestó. Entonces llamó a Tía Zhou, quien le informó que ella estaba en el hospital. Bai Luoyin apresurado se dirigió al hospital.

Justo cuando la Abuela Bai se encontró con el semblante de Bai Luoyin, su dolencia se volvió en mejora. El abuelo Bai, Tía Zhou y Meng Tong Tian estaban ahí. La única persona perdida ahora era Bai Han Qi.

“Yin Zi, ¿pudiste contactar con tu papá?” preguntó Tía Zhou.

Bai Luoyin agitó su cabeza, “No aún, no entra la llamada.”

“Intenta de nuevo.” Tía Zhou se puso un poco ansiosa, “¿Cómo no se puede contactar? Ese Lao Bai[4], definitivamente debió olvidar llevarse consigo su celular antes de salir de nuevo. ”

Bai Luoyin marcó otra vez el número del celular de Bai Han Qi.
----------

Bai Han Qi fue ‘invitado’ por Jiang Yuan y encerrado en una habitación. Buen té y buenos cigarrillos le fueron servidos, pero era solo que no se le permitía irse.

Su celular había sido fuertemente sujeto por la mano de Jiang Yuan.

Justo cuando Bai Luoyin llamó, Jiang Yuan lo había dejado.

En el momento exacto en que regresó, el teléfono sonó. Ella rápidamente corrió recibirlo. Una vez que vio el nombre de Bai Luoyin, estaba tan emocionada que no podía sostener con firmeza el celular en su mano.

Justo como esperaba, este engaño había sido útil. Al haber encerrado a Lao Bai, Xiao Bai no podía quedarse tranquilo.

“Yin Zi, finalmente apareciste. Mamá ha estado preocupada y ansiosa, tanto hasta casi morir.”

*/¿Cómo puede ser que Jiang Yuan respondió?/*

La mente de Bai Luoyin estaba perdida en desconcierto. Temiendo que Tía Zhou pudiera escucharlo, rápidamente salió de la habitación de pacientes.

“¿En dónde está mi papá?”

“Tu papá está conmigo. Si quieres verlo, solo ven aquí. Enviaré a alguien para recogerte.”

Veinte minutos después, Bai Luoyin había llegado a la casa de Jiang Yuan. Una vez que esta lo vio, lo jaló en un fuerte abrazo mientras lloriqueaba.

“Yin Zi, ¿en dónde has estado los últimos días? Estaba bastante preocupada.”

Bai Luoyin simplemente la hizo a un lado y preguntó, “¿En dónde está mi papá?”

Bai Han Qi se paró en la puerta. Su pálida cara estaba encendida de enojo, mirando fijamente a Bai Luoyin. En cuanto Bai Luoyin se dirigió hacia él, de inmediato le reprochó.

“¿Qué has estado haciendo estos últimos días?”

Bai Luoyin ni siquiera había respondido cuando Jiang Yuan fue la primera en estallar en furia.

“¿Por qué lo regañas?”

Bai Luoyin no le puso atención en absoluto. Caminó directamente a un lado de Bai Han Qi y preguntó, “Papá ¿qué estás haciendo aquí?”

Bai Luoyin enarcó sus cejas y miró a Jiang Yuan antes de que su mirada regresara a Bai Luoyin, “Hijo, regresemos y hablemos en casa.”

Adoptó de nuevo una actitud de querer irse.

Jiang Yuan se apresuró a bloquear el camino de ambos. Con un tono de voz duro y áspero, miró fijamente a Bai Han Qi, “Tú puedes irte. Pero mi hijo se queda aquí.”

“¿Por qué tendría que quedarse aquí contigo?”

Esta vez le fue imposible a Jiang Yuan controlar su resentimiento. Ya no podía contener sus emociones y permitió que todo estallara.

“Pasé por tanto problemas, e incluso te invité aquí, ¿y por qué razón? ¿Realmente crees que te traje aquí para tomar el té, uh? No fue fácil hacer que mi hijo viniera aquí, ¿y ahora quieres arrastrarlo de vuelta contigo? ¿Para entonces esconderlo otra vez? ¿No quieres que vea la cara de mi hijo por otros cinco días y cinco noches? Bai Han Qi, ¡eres tan inhumano!”

“Jiang Yuan, no presiones a las personas con tanta fuerza...”

“¡Papá!” Bai Luoyin de pronto interrumpió a Bai Han Qi, “Ve primero a casa, quiero saber exactamente lo que está intentando hacer.”

“Yin Zi, ¿cómo puedo dejarte aquí solo?” Bai Han Qi se puso ansioso.

Bai Luoyin giró su cabeza para ver a Bai Han Qi, “No te preocupes, regresaré a casa en un momento.”

Los ojos de Jiang Yuan apenas y pasaron de largo de Bai Han Qi, “Adiós, no te veré salir.”

Después de que Bai Han Qi se fue, Jiang Yuan jaló a Bai Luoyin para que entrara a una habitación, y le mostró el resultado de su duro trabajo de los últimos días.

Cada tres oraciones más o menos, pronunciaba el nombre de Shi Hui una y otra vez. Era como si Shi Hui fuese un arma mágica que ejercía para dominar... la conquista sobre Bai Luoyin.

Temía que Bai Luoyin no supiera cuanta energía y tiempo habían puesto ella y Shi Hui para llevar a cabo este asunto. Todas las cosas que habían hecho por él, para su beneficio.

Pero por otra parte, definitivamente no quería que Bai Luoyin supiera cómo es que secretamente se habían reunido y conspirado juntas; confabulando y desplegando distintos trucos para convencer a Bai Luoyin de que fuera al extranjero.

Desde que Jiang Yuan sacó a relucir todo sobre este asunto, Bai Luoyin supo porqué Bai Han Qi había sido invitado a tal lugar. También porqué la Abuela Bai había sido hospitalizada. Incluso aún más, sabía por qué nadie estaba en el patio de la familia Bai y por qué A Lang había sido colocado en la jaula, furiosamente ladrando...

Y entonces, fue aún más lejos para adivinar ligeramente, por qué Gu Hai abruptamente decidió hacer algo tan totalmente sin sentido... tan descabellado... tan despreciable...
---------

N/T: [1] El decimoquinto día del primer mes lunar es el Festival de las Linternas también conocido como Festival Yuan Xiao. Este día marca el día final del Año Nuevo Chino. Durante este día, niños y adultos, van al templo, cargan linternas de papel que algunas veces tienen acertijos en ellos que necesitan ser resueltos. Las linternas pueden simbolizar a las personas dejando ir su propio pasado y obtener un nuevo ser, el cual eventualmente dejaran ir el próximo año.

[2] Durante este tiempo, Yuanxiao o Tangyuan (el nombre derivado del festival), se consumen pequeños dumplings hechos de harina de arroz glutinoso.

[3] Youtiao: Son un par de tiras de masa freída y salteada ligeramente. También son conocidos como los ‘churros chinos’, aquí pueden leer más sobre su origen.

[4] Lao Bai es Bai Han Qi; la traducción literal es Viejo Bai o Sr. Bai. Lo dejaré como Lao Bai. A las parejas casadas les gusta dirigirse entre sí de esta forma.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: sae-han01 @ Wattpad / Tumblr

9 comentarios:

  1. La mamá de LuoYin es mala:( como se le ocurre a tratar asi a su padre:(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una manipuladora y fria calculadora en busca de estatus...no le tengo ninguna simpatia!
      En momentos asi me alegro que BLY sea tan inteligente!

      Eliminar
    2. Ciertamente, la mejor decisión que hizo fue dejar a BLY y a BHQ ToT

      Eliminar
  2. Desde que tuvo poder abusa de el, no me sorprende que quiera controlar todo lo que se propone

    ResponderEliminar
  3. Todo esto es tan triste e incluso ya no se si seguir leyendo, solo espero que en los siguientes capítulos exista felicidad para BLY y GH, incluso si terminan separados.
    Muchas gracias Siboney69 por las traducciones, esta es la segunda vez que me atrevo a escribirte una en wattpad y aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero dar spoilers, pero espero estos momentos dificiles no te desanimen y confies en el amor de nuestros chicos ^^!
      Y gracias a ti por tu visita y comentarios ♥

      Eliminar
    2. Pues yo al contrario ahora estoy más ansiosa por ver lo que vendrá, muero por el momento en que GH sepa que BLY realmente corresponde sus sentimientos. Se pondrá tan contento cuando sepa lo que realmente siente BLY!! Para mi ahora tiene que venir el momento más hermoso y tierno entre los dos, el momento en que se descubran los verdaderos sentimientos de BLY frente a GH y lo perdone i empiecen una relación de verdad!
      ESTOY ANSIOSA POR UN MOMENTO DULCE Y TIERNO ENTRE LOS DOS Y NO TANTO IMPULSO FRENÉTICO!

      Eliminar
  4. Esta genial por fin yin zi comprende el comportamiento de nuestro seme.

    ResponderEliminar
  5. un cap muy aclarador para mi BLY al darse cuenta de las manipulaciones de la cual fue objeto. y como su amada familia se vio seriamnente afectada y mas aun comprender porq mi bello GH hizo lo q hizo bueno ahora vienen las acciones de su parte espero q tome la decision mas acertada para mi GH

    ResponderEliminar