19 de abril de 2016

Capítulo 32: Un agradable aroma está impregnado.

Al regresar a casa al mediodía, el agua dentro de la tinaja se había vuelto amarilla, Bai Luoyin tomó el uniforme de Gu Hai mientras lo observaba. Aparentemente, había una gran mancha amarillenta y era bastante obvia, se veía como si fuera difícil de lavar.


Bai Luoyin raramente lava la ropa, toda es lavada por Bai Han Qi. Ocasionalmente, cuando Bai Han Qi no está en casa, él lava algo de su propia ropa o la de sus abuelos, pero es muy probable que no quede lo suficientemente limpia.

Bai Luoyin buscó un pequeño taburete de madera, el cual era bastante bajo. Considerando su altura, la cual supera los 1.8 metros, de hecho era un poco difícil estirar sus piernas. Sin embargo, debía soportar este tipo de posición al sentarse, además pensó que este tipo de cosas solo le tomaría un tiempo.

Al final, Bai Luoyin adivinó mal.

Básicamente, no era algo que pudiera ser resuelto en poco tiempo. Sin importar cual tipo de jabón usara, ya fuera el detergente o jabón de azufre de la Tía Zhou, la mancha solo se desvanecía un poco, pero no podía eliminarla por completo. Bai Luoyin ya estaba cansado, aunque solo había intentado por un tiempo. Este tipo de cansancio era completamente distinto al del ejercicio físico. Aunque el ejercicio físico es cansado, el estado mental se relaja. Por otra parte, este tipo de cansancio incluye todo, no solo el cuerpo está cansado, sino que la mente también, incluso Bai Luoyin ya había intentado lanzar lejos el uniforme.

Al principio pensó en comprar un nuevo uniforme, lo cual era 40 yuans cada uno, pero Bai Luoyin rechazó darse por vencido.

“Lao Bai, Lao Bai.[1]”

La gentil voz de Tía Zhou llegó hasta el oído de Bai Luoyin.

Bai Luoyin se puso de pie, el sudor en su frente resplandecía. Uso su brazo para limpiarlo y sonrió en dirección de la Tía Zhou.

"Tía, estás aquí."

La Tía Zhou usaba un gran delantal y su largo cabello estaba atado casualmente en la parte posterior de su cabeza. Su redondo y suave rostro estaba completo con una cálida sonrisa.

“Sí, aquí algunos dumplings para ustedes. Están recién empacadas y llenas de carne de cerdo y anís.”

Bai Luoyin tomó un paño del perchero para limpiarse las manos. Tomó el plato de las manos de la Tía Zhou y la llenó de elogios, “Huele tan bien.”

“Ya estás acostumbrado a tener la comida de tu papá, así que al probar la comida de alguien más te debe saber delicioso.”

Bai Han Qi acababa de salir de la cocina. Cuando vio el plato en mano de Bai Luoyin, su cara de inmediato mostró vergüenza. Ni siquiera podía pretender aquel tipo de falsa cortesía.

“Pensaba invitarte a comer con nosotros, eres muy amable, tanto como para enviarnos este platillo.”

Bai Luoyin dirigió sus ojos a Bai Han Qi, no le daría ninguna oportunidad para irse.

“¿Le vas a servir un platillo que no es presentable a la tía Zhou?”

“¿Por qué no? ¿Las berenjenas fritas que te di la vez pasadas no son buenas? ”

Es mejor no mencionar el incidente de las berenjenas, una vez que lo dijo Bai Luoyin casi explotó. No hace falta mencionar que Bai Luoyin realmente ama comer berenjenas. El platillo de berenjenas fritas que la abuela hace es muy bueno. Ese día, Bai Han Qí insistió en cortarlas él mismo, pero después, no remojó las rodajas en agua. Como resultado, cuando fueron fritas, todas las berenjenas se volvieron negras, parecía un plato de encurtidos. Y esto no era nada, Bai Han Qi no solo uso la doble cantidad de sal, sino que también salsa de soya. Después de terminar de comer, no puso decir una sola palabra.

La tía Zhou alcanzó a ver la ropa en la tinaja de lavado y preguntó, “¿Quién está lavando ropa?”

“Oh, yo soy el que la está lavando.”

La tía Zhou dijo con ansiedad, “¿Cómo puede tu papá dejarte hacer trabajo manual?”

“¿Por qué no puedo hacer trabajo manual?” se rió Bai Luoyin.

La tía Zhou caminó hacia la tinaja. Sin decir nada más, se sentó y comenzó a frotar la ropa con sus manos.

“Tu trabajo es estudiar, cualquiera de este tipo de cosas es nuestro trabajo.”

Al principio, Bai Luoyin quiso interrumpir a la Tía Zhou, pero cuando se aproximó a ella vio que estaba lavando con toda sus fuerza. De pronto perdió el coraje para extender su mano y detenerla. No sabía por qué, aunque la Tía Zhou es ama de casa y su fuerza no es mayor que la de él, pero al verla lavando su ropa, sintió que era realmente fuerte. No hace mucho, la mancha era bastante obvia, pero después de pasar por su fuerte fricción, ya no la podía ver. Esto era extraño, aparentemente en todas las áreas, hay un experto así como un principiante.

La Tía Zhou tiró el agua sucia, vertió una cubeta de agua limpia en la ropa, repitiendo esto de dos a tres veces. La antes trágica apariencia del uniforme, ahora se ve veía como nueva. Aunque en realidad no se podía comparar con una recién comprada, al menos las manchas de sangre no se verían nunca más.

Al ver el uniforme blanco colgado en el perchero, el corazón e Bai Luoyin de pronto se volvió brillante y tranquilo.

A la mañana siguiente, Gu Hai montó en su bicicleta y se mantuvo en las cercanías de la casa de Bai Luoyin por bastante tiempo, hasta que la silueta de este apareció en medio de los rayos del sol. Las comisuras de la boca de Gu Hai mostraron una expresión sonriente, levantó sus largas y delgadas piernas dando vuelta a los pedales de su bicicleta, dejando gotas de roció detrás de él.

Bai Luoyin estaba caminando cuando de pronto una bicicleta rozó su cuerpo. La bicicleta iba bastante rápida, además, también era pesada. La fuerza provista al cuerpo de Bai Luoyin hizo que se inclinara ligeramente al frente.

Sin pensar demasiado, ya sabía quién fue estúpida persona que estuvo detrás de esto.

En frente, el pie de Gu Hai se paró sobre el suelo, rápidamente giró su bicicleta y puso los frenos, las ruedas crearon un hermoso arco en el piso. Él giró su cabeza y le sonrió a Bai Luoyin. Su rostro, el cual era honesto pero maligno, estaba pintado por los suaves rayos del sol matutino, permitiendo que el aroma de su masculinidad pura evocara ternura.

Sin embargo, Bai Luoyin era incapaz de admirar a Gu Hai. Se alejó con indiferencia mientras fríamente lanzó algunas palabras.

“¿Todavía puedes moverte con esa malísima bicicleta de segunda mano?”

Gu Hai estaba medio caminando, medio montado en la bicicleta, siguiendo a Bai Luoyin por detrás, “¿Como sabes que mi bicicleta es de segunda mano?”

“Todos los días, siempre hay bicicletas perdidas en todo el área. Si la tuya fuese nueva, ya la hubieras perdido.”

“¡¿Por qué no lo dijiste antes?!” la expresión de Gu Hai era de arrepentimiento, “Si hubiera sabido de antemano que fácilmente roban bicicletas aquí, no habría gastado tanto en comprarla.”

“¿No dijiste que siempre habías vivido en esta área? ¿Cómo es que no eres consciente de este problema?”

Gu Hai se ahogó al escuchar esta oración.

“Tía Zhou, por favor denos dos platos de pudín de tofu [*Doufunao], cinco panes con semillas de sésamo y salchicha [*Shaobing], y dos panqueques de azúcar freídos[*Tang youbinger].”

Gu Hai llamó a la Tía Zhou, “Deme una porción también, lo mismo que Bai Luoyin.”

Bi Luoyin vio a Gu Hai con una mirada de sorpresa.

Gu Hai preguntó, “¿Qué pasa?”

“No es nada.”

De hecho, lo que Bai Luoyin quería decir es, "mi porción ya incluye la tuya", pero al final dudó, por lo que no dijo nada.

Los chicos sentados en una mesa, la mesa estaba casi llena con el desayuno. A decir verdad, Bai Luoyin no tenía dificultad en terminar toda esa comida solo, a lo sumo, comería menos en el almuerzo. Sin embargo, estaba preocupado de que Gu Hai pudiera desperdiciar la comida, la cantidad que sirvió al tía Zhou definitivamente era demasiado. Por otra parte, cada comida es de hecho algo real, no hay falsos ingredientes. Precisamente debido a esto, Bai Luoyin absolutamente aborrecía a los clientes que dejaban sobras cuando comían aquí.

Gu Hai tomó una mordida del panqueque de azúcar frito, la superficie estaba crujiente mientras que por dentro era suave. Sabía doblemente delicioso dentro de su boca.

“Ha sido mucho tiempo desde que he comido tan autentico panque de azúcar frio.”

Originalmente, Gu Hai quería hablar sobre su primera vez comiendo este panqueque cuando tenía cinco o seis años. Las palabras estaban en la punta de su lengua, pero al final se las tragó de vuelta. Cuidó bien de su boca con severidad, ya que si de casualidad expone su secreto algún día, estaría muerto.

“¿En donde sueles comer el desayuno?” preguntó casualmente Bai Luoyin.

“.... Comúnmente, humm, me detengo en cualquier lugar, al azar compro algo de comida y la como.”

Bai Luoyin no quería intentar ir más lejos, se enfocó en comer su propio desayuno. Tenía el hábito de separar el pan del relleno cuando se comía el pan de semillas de sésamo. Se comió primero las cinco salchichas de adentro, y lo restante eran los panes, mismos que amontono en la mesa.

Gu Hai notó esto y asumió que a Bai Luoyin no le gustaba comerse el pan así que tomo cada salchicha de su propio pan de sésamo y lo colocó en el plato de Bai Luoyin. Entonces, tomó la pila de pan de este y la puso en su propio plato.

Bai Luoyin se quedó un poco aturdido, alzó su cabeza para mirar a Gu Hai. Vio como este engullía el pan sin rastro de malestar.

Gu Hai se detuvo y vio a Bai Luoyin observándolo, “¿Te llenas por completo cando me ves comer?”

“No puedo decir exactamente si estoy lleno o no, pero ciertamente ya no me siento con ganas de comer.”

Aunque habló de esta forma, la impresión de Bai Luoyin hacia Gu Hai había comenzado a cambiar lentamente. Al principio, se sintió con odio y disgusto, pero entonces cambió a perdón, y después se desarrolló aun más en los matices actuales de una buena impresión y cariño... Para Bai Luoyin quien juzga a los demás de por vida con su primera impresión, la mejora de Gu Hai era sin precedente.

“Está bien, terminé de comer. ¡Vámonos!”

La visión de los platos y cuencos vacios disipó las preocupaciones de Bi Luoyin. Esta era la primera vez que se encontraba con un rival a la par que fuera tan bueno comiendo. Como era de esperar, su buen físico no solo era resultado de entrenamiento sino también por comer.

Gu Hai montó de nuevo en su bicicleta y se fue con Bai Luoyin a la escuela.

Ya dos veces You Qi había visto a Gu Hai y a Bai Luoyin entrando juntos al salón de clases. Su mente estaba extremadamente desconcertada, no pudo resistirse a preguntar, “¿Por qué viviste a la escuela junto a él?”

“Me lo encontré por casualidad.”

You Qi quería preguntar más, pero Bai Luoyin ya había girado su cabeza hacia atrás.

Arrojó un uniforme al pecho de Gu Hai.

Gu Hai sacudió su uniforme, por un instante se detuvo, y finalmente le preguntó a Bai Luoyin, “¿De quién es este uniforme?”

“¿Me preguntas de quién es? ¿Crees que te daría mi uniforme?”

“¿Es mi uniforme?”

Gu Hai ya se había olvidado sobre el asunto. Antes de venir a esta escuela, Fang Fei ya le había preparado una ilimitada cantidad de uniformes para él. Así que cuando ese uniforme manchado de sangre había desaparecido, no le importó. Pensó que Bai Luoyin ya lo había tirado.

“Este es el uniforme que usaste cuando peleaste el otro día.”

Bai Luoyin solo señaló esa parte antes de convenientemente recargarse sobre su escritorio, preparándose para dormir.

Si embargo, Gu Hai no podía mantenerse en calma. Uso ambas manos como pinzas para llamar a Bai Luoyin, preguntándole una y otra vez, “¿Fuiste tú quien lavo este uniforme?”

"No."

“Deja de mentir.” Gu Hai mantuvo su sonrisa, “¿Te atreverías a dejar que tu familia viera este uniforme?”

“¡Lo sabes y aún así preguntas!”

Bai Luoyin tenía una mirada fría e indiferente.

En adelante, Gu Hai siguió teniendo su rostro sonriente por dios sabe cuánto tiempo. La expresión en sus ojos era como un par de ganchos, continuaban deslizándose por todo el cuerpo de Bai Luoyin.

*/¿Bai Luoyin lavó mi ropa?/*

Gu Hai se imaginó ese escenario en particular, justo después se sintió feliz y despreocupado. Un atractivo e inteligente chico lavando esta ropa con sus propias manos, hasta que no estuviese limpio, su corazón estaría molesto. Él debió haber pensado: ¿Por qué tengo que lavar su ropa? ¡Podría simplemente tirarla! Pero cuando pensaba al respecto, no estaba dispuesto a deshacerse de ella. Frunció su entrecejo y se relajó solo hasta que la ropa estaba completamente limpia y brillante.

No tenía idea que el olor del jabón, de hecho, podría ser tan intoxicarte.

N/T: [1] Lao Bai es el apodo del papá de Bai Luoyin. Al igual que Da Hai., literalmente significa ‘Viejo Bai’.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: Sienna7455 @ Wattpad

1 comentario:

  1. Aunque el lo intento lavar, fue la tía quien lo hizo... pero la intensión es la que cuenta... y me encanto que GH siguiera pensando que BLY lo había hecho... se merecía esa felicidad que sentía...

    ResponderEliminar