jueves, 10 de agosto de 2017

[La Corte] Side Story 1.2 Evasión

“Ahora, continuemos con las investigaciones legales.” Después del almuerzo, el juez anunció que seguía la sesión. Sin embargo una persona sentada en la audiencia elevó su mano. De pronto el juez mostró una expresión infeliz.

“¿No leímos a las disposiciones de la corte? Los observadores no deben hablar, si hay algún comentario, debe ser hecho por escrito después de la sesión.” El juez habló con una fría expresión.

Pero el hombre se levantó sin inhibición, señaló a Wei Cai y gritó, “Juez, por favor permita que el fiscal se haga a un lado, él y el abogado Li tienen una amistad privada, ¡la justicia puede ser obstruida!”

De pronto todo el tribunal quedó perplejo, Wei Cai rápidamente miró hacia Li Jia De. Él tenía una expresión de inocencia como si no tuviera que ver con él, la reacción de Wei Cai fue la de verlo con fiereza.

Después de un momento de aturdimiento, el juez respondió inmediatamente, “El observador no tiene derecho de hacer una declaración. Sin permiso a hablar libremente y perturbar el orden de la corte, ¡por favor abandone la corte inmediatamente!”

El hombre obviamente estaba furioso por conseguir tal resultado, no solo se negó a salir sino que siguió gritando, “El fiscal y el abogado llegaron aún acuerdo en privado. Ellos hicieron una cita para comer junto en la noche, los escuché con mis propios oídos...” Antes de que pudiera terminar, el juez ya había hecho una señal al oficial a un lado, este entendió el mensaje e inmediatamente se acercó al hombre y lo arrastró fuera de la sala de audiencias.

La cara de Wei Cai tomó una terrible expresión, pero el ya era un veterano en la batalla, pretendió no ver a la otra persona que tenía sus ojos sobre él.

“Eish. Ahora sigamos con la audiencia.” El juez dio una falsa toz, quiso tratar este asunto como si nunca antes hubiera sucedido.

“Juez, ¡quiero aplicar para un cambio de fiscal!” Parado en el podio, Peng Jie, quien se había dedicado a la política, ¿cómo no podía tomar esta oportunidad?

Una vez que vio las caras de Wei Cai y Li Jia De, supo que las palabras de su familiar no eran absolutamente sin sentido, por lo que elevó su mano al insistente.

La cara de Wei Cai se hundió, su mano cerró el expediente frente a él, con frialdad abrió su boca, “Peng Jie, será mejor que pienses las consecuencias con cuidado. No importa quién maneje este caso, tu culpabilidad significa simplemente que eres culpable, no puedes escapar de tu castigo.”

Sus palabras obviamente eran una amenaza, sin embargo las dijo como si sonaran como si fueran rimbombantes, solo para ver al otro lado como Li Jia De tiraba de la comisura de su boca, con una cara que quería reír pero no se atrevía. Wei Cai inmediatamente le lanzó una mirada de desagrado.

Peng Jie puso los ojos en blanco, insistió y dijo, “Quiero solicitar una declaración.” Era un hombre inteligente, cómo no saber que Wei Cai como jefe de sección, su nivel naturalmente era el más alto que sus subordinados.

Su interrogador era de alto nivel, con ello la posibilidad de que fuese culpable naturalmente era alta y ya que había una oportunidad de permitir que el fiscal se viese mal, ¿por qué no se aferraría a ello?

Aunque el juez era experimentado, pero al final tal escena era rara. Pensó por un momento, al final decidió, “En consideración a la aplicación del acusado para la declaración, la corte enviará la solicitud al Fiscal General de San Fen Yuan para su revisión y aprobación. Hoy termina aquí la sesión.”

Después de lanzarle una mirada se simpatía a Wei Cai, los miembros del palen colegial dejaron la sala. Peng Jie también fue sacado por el guardia. Solo se quedaron en la corte el fiscal y el abogado, así como los observadores.

El rostro enfadado de Wei Cai, sin mirar a los demás, lo mantuvo en el expediente. Llamó a su asistente y salió. Tiró en la parte posterior de su mente a Li Jia De y su cuidado.

“¡Escandaloso! ¡Bastardo! ¡Te dije que revisaras los alrededores antes de hablar pero tú no escuchas, este momento fue bueno! Maldición, ¡los demás qué pensar de nosotros!”

Esa noche, el sueño de Li Jia De de tener una lujosa cena en Li Jing se había convertido en nada y la sala ya no tenía la usual tranquilidad y calidez. En cambio, estaba la irritada voz de Wei Cai.

“CaiCai...” Debido a que sabía su error, solo pudo continuar siendo suave, “no importa, la mayoría piensa que somos amigos en privado, no lo pensarán demasiado. Relájate, relájate.” Caminó a su lado, le dio una palmada en el hombro, pero en cambio fue hecho a un lado.

“¡No me toques! En verdad... ¿qué se puede hacer? ¡La próxima semana seré llamado por el Fiscal general!” El fiscal general de San Fen Yuan tenía ya 50 años, la impresión que Wei Cai tenia de él era de un hombre astuto y capaz, y la impresión que este tenía de Wei Cai era solo la de un joven prometedor. Pero ahora que se había encontrado con este asunto, Wei Cai no sabía cuánto más podía mantener una buena imagen.

“CaiCai no te preocupes, no importa...” Li Jia De perdió su sentido de vergüenza y siguió hablando tontería mientras se adhería a Wei Cai, desesperadamente quería abrazar a su amante entre sus brazos para confortarlo, y también tomar la oportunidad de besar su mejilla.

“Aiyo, ¡ya estoy así de intranquilo y tú aún me creas problemas!” Li Jia De quería confortarlo al principio, pero con la piel de su amante tocándolo, para él era demasiada estimulación, tanto que su respiración comenzó a acortarse ligeramente. A oídos de Wei Cai esto simplemente le agregaba más leña al fuego.

“CaiCai, ¡no pienses de esta forma! Hoy es viernes...” Li Jia De tenía una expresión de un ‘esposo quejumbroso’, negándose a dejar que Wei Cai se despegara de sus brazos, “Mañana informaré a la familia de Peng Jie que rechazo su petición. Si el abogado no soy yo, ¡por supuesto que no es necesario renunciar! No te preocupes, hoy es nuestro gran día.”

“¡Qué gran día! ¡Qué horrible desastre es tu mente!” Wei Cai sabía muy bien lo que Li Jia De expresó e intentó decir, pero se negó a morder el cebo.

“¡CaiCai! ¡CaiCai! ¡Siempre es CaiCai!” Respondió Li Jia De rápidamente.

Wei Cai quedó sorprendido antes de darse cuenta de lo que significaba. Claramente n quería ser tímido, pero sus mejillas se sonrojaron, exponiendo su vergüenza.

“¡Maldición!” Bajó su voz y se maldijo, se pudo de pie intentando escapar de la sala, pero fue jalado por Li Jia De.

“CaiCai...” Li Jia De, con una voz aguda, lo llamó. Su cara se movió al frente, suavemente se adhirió al vientre de Wei Cai, frotándolo suavemente.

“CaiCai.” Su cara lentamente se movió hacia abajo, sus ojos cristalinos, usó sus dientes para bajar la cremallera de Wei Cai.

“¡Tú! ¿Es que ves demasiado porno?” Wei Cai estaba molesto y sorprendido al mismo tiempo, pero empujarlo parecía ser demasiado cruel.

Li Jia De bajó el cierre con sus dientes mientras Wei Cai dudaba, por lo que comenzó a intentar usar sus labios para tocar la gruesa parte cubierta por la ropa interior.

Su lengua húmeda, como un objeto lleno de vida, recorrió en ascenso la piel más secreta. El enojo de Wei Cai era como un globo elevándose.... elevándose.... hasta desaparecer poco a poco en el aire.

Traducción al español: Siboney69
Traducción al inglés: forbidentry @ livejournal

Avance
19 de 19 Segmentos de capítulo
1 de 1 Epílogo
2 de 10 Segmentos de side story

3 comentarios:

  1. Creí que iba a ser peor, que susto, ojala todo salga bien y no pase nada mal y WC no salga mal librado, LJD es muy tranquilo y lujurioso, me recuerda a alguien de otra novela. Gracias Siboney por tu esfuerzo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ahhhhh....crei...que habria mas lios, pero por suerte no paso nada mas grave 😮😏...
    Esta historia me a gustado mucho en serio, Wei Cai y Lee Jia De se ven bien juntos...ahora este LJD se aprovecha de Cai Cai le dice eso para que seda...es tan obvio..tambien me recuerda a alguien que solia molestar asi a su amante...
    Ojala que esta linda historia tenga un buen termino...😂❤❤❤

    ResponderEliminar
  3. Estaba preocupada por Caí Caí. Pero si LJD renuncia el podrá hacer su trabajo como fiscal

    ResponderEliminar